jueves, 18 de mayo de 2017

Cirugía

Hace un par de años comencé a tener problemas con mi ojo derecho. Aunque había estado ciego en ese ojo por años y estaba afectado de glaucoma, no me había afectado más. Así que fue una sorpresa cuando tuve bastante dolor en ese ojo por varios días.

Decidí ir al hospital Moorfields para una revisión en la sala de emergencias. Soy paciente de Moorfields debido al glaucoma, así que tenían mis records a la mano. De urgencia me dieron analgésicos y gotas para reducir la presión en el ojo.

Desde ese día mi ojo comenzó a sobresalir más y más de su órbita, resultando en un poco de dolor y un aspecto bastante feo.

La prognosis no era nada buena: uno de los doctores me dijo que eventualmente iban a tener que extirparlo. Podía durar así muchos años, pero si el ojo me daba problemas, tendría que hacerse de emergencia. Me ofrecieron la opción de continuar con los tratamientos que tenía o pensar en remover el ojo. Yo la verdad no tenía muchas ganas de hacerlo, así que decidí esperar un tiempo.

Sin embargo, desde hace unos meses el aspecto que tenía mi ojo era horrendo y me estaba dando un dolor constante, no intenso, pero muy frecuente. Así que a principios de este año, me decidí que la operación era la única solución. Después de un tiempo, se fijó la fecha para el diez de Mayo.

De la operación no hay más que decir: llegamos muy temprano al hospital, y me preguntaron si quería ser el primero en entrar a las cirugías. Accedí sin pensarlo y en unos minutos estaba en el teatro de operaciones. Me dieron anestesia general y no supe nada más. Cuando desperté, Jonathan estaba a mi lado y yo tenía un vendaje que me cubría toda el lado derecho de la cara.

Ya ayer me quitaron el vendaje: es un poco extraño ver mi ojo “vacío” (en realidad tengo un plástico transparente para protegerme de las infecciones) y no sentir ese dolorcito de fondo al que ya me había acostumbrado. El aspecto ha mejorado mucho, ¡imagínense como estaba que el hecho de no tener nada allí es mejor!

En fin… cuestión de acostumbrarse.


jueves, 11 de mayo de 2017

Suspensión

Si todo sale bien, para cuando este post se publique estaré recuperándome de una cirugía menor.
Así que... el blog queda suspendido hasta nuevo aviso!
Nos vemos pronto!

domingo, 7 de mayo de 2017

Injusticia

En los días de trabajo, pongo el despertador a las 5:50am. Me levanto con pocas ganas y normalmente estoy en piloto automático hasta las 8am (generalmente cuando ya voy en el tren hacia el trabajo).

Asi que.... porqué diablos este bendito Domingo, día de descanso y sin preocupaciones, me desperté antes de las cinco am? Completamente despierto, nada de modorra, nada de flojera.

En serio que no se vale...

lunes, 1 de mayo de 2017

Corre, Que Te Alcanzan

En aras de perder peso y de hacer ejercicio, el Lunes pasado corrí por casi dos horas continuas.

Bueno, no exactamente corrí las dos horas, pero al menos, así me sentí a los pocos minutos de iniciar un nuevo programa de ejercicio que Jonathan y yo estamos tratando. El programa consiste en alternar un par de minutos corriendo y un par de minutos a paso veloz (al menos así es la primera semana) con miras a ampliar gradualmente el tiempo de correr.

El objetivo global del programa es ser capaz de correr 5K en unas semanas, de allí nombre: Couch to 5K.

Hasta el día de hoy lo hemos hecho 3 veces, pero yo creo que vamos a ignorar la guía del programa. La verdad estamos tan fuera de forma que los primeros días nos han dejado exhaustos y con dolor muscular al día siguiente. Así que yo creo que vamos a extender la primer semana del programa a por lo menos otras dos semanas, para ir tomando condición.

Y es que el problema de la “edá” es que cada vez me es más y más difícil perder peso. Y honestamente, el no perderlo me decepciona bastante y eso generalmente me hace desistir de mis intentos.

Pero bueno, esperemos que esta vez vaya mejor, ya que lo estoy haciendo en pareja.

Ya les comentaré como se desarrolla este programa.

domingo, 12 de febrero de 2017

Sans Timón

Como ya se sabe, la razón primaria de mis continuas ausencias de este blog es y ha sido el trabajo. Desde el día que hicimos aquella migración de base de datos, he tenido problema tras problema

Esto ha llevado a darme una buena dosis de depresión. Bueno, no depresión, pero… tengo un sentimiento de ser inadecuado para el trabajo.
El compañero que tiene más tiempo en esta empresa dice que no, que he ayudado mucho, pero creo que es porque somos amigos y como que me ve como su protegido.

Por ejemplo, él estuvo de vacaciones 3 semanas en julio/agosto. No tienen idea de como sufrí. Entre las peticiones cotidianas y los problemas que surgieron apenas me di abasto. Como siempre me pasa en tiempos de estrés me brotó un fuego horrendo en los labios y padecí de insomnio, despertándome a mitad de la noche pensando en problemas en el código.

Y lo peor, incluso ahora, con mi compañero ya de vuelta siento que nunca estoy al día. Siempre tengo pendientes, problemas y asuntos. Resulta que cuando decido arreglar algo, ZAP! Aparece un problema que hay que arreglar urgentemente y que no puede esperar.
Al mismo tiempo, esto genera un pequeño círculo vicioso: surge un problema que hay que arreglar en chinga, lo arreglamos a la rápida y a la larga, esto causa otros dos problemas. Y es el cuento de nunca acabar.

Casi todo Septiembre y Octubre me los pasé en batalla con un par de mis programas. Simplemente dejaron de funcionar como es debido. Y esto no hubiera sido un problema si es que no fueran los programas encargados de la cobranza…. Ya se imaginarán como me fue.
A veces la cobranza se reducía a niveles super bajos, para compensarse unos días después con un montón de cobros extra para compensar.

Obvio que mi jefe estaba super encabronado con estos resultados. Pasé noches de insomnio, días estresados tratando de encontrar alguna salida.

De repente, no sé bien como, se me ocurrió la solución: había que re-hacer los programas, pero usando un enfoque diferente. Lo propuse a mi jefe y él, después de consultar con mi compañero (hay que aclarar que el jefe tiene cero conocimiento técnico).
Después de un inicio un poco fallido, con ciertas correcciones los programas han continuado hasta hoy con prácticamente cero problemas. La cuestión es, ¿por qué no se me ocurrió hacerlos así desde el principio?

Otro ejemplo: esta semana estuve haciendo pruebas con unos clientes en Australia. Siempre que hay que hacer tests in Australia es una lata: la diferencia de horas con Inglaterra hace las cosas muy dificiles.
Bueno, pues toda la semana estuve con malos resultados. Los australianos me decían “no, estás mandando algo incorrecto”. Hasta el jueves en la noche encontré la solución. Una vez corregido eso, el problema estaba de mi lado, ya que no funcionaba de forma correcta en mi lado.
Hasta hace un par de horas (sí, en Domingo en la mañana) vi el problema: estaba buscando en la tabla equivocada en la base datos.

Le he comentado esto a Jonathan y me dice que él se siente así a veces en su trabajo y que no debo preocuparme.

Contrario a mi indecisión usual, he decidido hacer algo al respecto y obtener mi primera certificación en Java este año (uno de mis propósitos de 2017).
El primer paso ya lo dí: ya ordené mi guía de estudio y se supone que llega mañana.
Ya les diré como me va.

domingo, 22 de enero de 2017

Lecturas 2015 - 2016 -- Parte I

*NOTA: Este post es una (muy, muy cambiada) versión de aquel post que perdí hace ya unas semanas

Últimamente me he estado concentrando en leer ficción, estas son las principales cosas que he leído en el último año o año y medio.

The Dire Earth Cycle -- Jason M. Hough
:
Leídos 3 de 3:  The Darwin Elevator, The Exodus Towers, The Plague Forge

Esta serie se desarrolla en el año 2283. La premisa es que de repente, sin que nadie sepa bien como o porqué una nave extraterrestre llega a nuestro sistema solar y se pone en órbita sobre la Tierra, en específico sobre de la ciudad de Darwin, Australia. Una vez allí se dedica a crear un elevador espacial que permite el acceso fácil y sencillo al espacio, pero únicamente desde ese puerto. Con eso los extraterrestres se ganan el apodo de The Builders.
Unos años después, comienza a haber una extraña plaga en todo el planeta: los humanos comienzan a convertirse en un tipo de zombies agresivos que atacan los demás. Los infectados se vuelven irracionales, y solo tienen dos reacciones: atacar o huir. Prácticamente todo el mundo en unos días se vuelve afectado, con unas pocas excepciones: los llamados inmunes. Los otros pocos que se salvan son los que viven a unos pocos kilómetros del elevador extraterrestre. ¿Coincidencia?
Hay que hacer notar que si estás infectado, el vivir cerca del elevador no te cura: sólamente te devuelve tu inteligencia, pero si te alejas, los síntomas se vuelven a manifestar.
Un buen punto es que el autor, Jason M. Hough, no nos dice todo esto en un gigantesco infodump al principio del libro. Este contexto es revelado en párrafos aquí y allá a lo largo de la serie.

Aquí inicia nuestra historia: Los protagonistas de la novela son un grupo de inmunes que pilotean un avion/nave espacial bastante cool. Se dedican a volar por todo el planeta y a recuperar cualquier cosa que la ciudad de Darwin necesita: equipo médico, cables, jabón, ropas, etc. Obvio que no lo hacen gratis, son mercenarios.
Repentinamente los científicos que viven en las estaciones espaciales del elevadorse dan cuenta de algo terrible: otra nave espacial viene en camino. Y otra después. Y otra más...
Si la plaga fue el primero, ¿qué otros regalitos nos van a mandar The Builders?
Y toda esta trama ocurre sólo en la primera novela!



(Cabe hacer notar que no la leí por el hunk de las portadas: los libros que saqué de la biblioteca tenían portadas diferentes)

The Expanse -- James S. A. Corey:
Leídos 4 de 9(?) : Leviathan Wakes, Caliban's War, Abaddon's Gate, Cibola Burn

En esta serie (escrita por dos escritores protegidos de George RR Martin, Daniel Abraham y Ty Franck, bajo un único seudónimo) la humanidad ha conlonizado la Luna, Marte y “the Belt” (el cinturón): los asteroides y las lunas de los planetas exteriores.
Sin embargo, no dejamos de ser humanos, seguimos teniendo problemas y hay una tensión tripartita entre la Tierra (siendo el único planeta habitable, con toda su riqueza natural), Marte (la tecnología necesaria para vivir allí los ha ayudado a construir una flota de naves espaciales muy poderosas) y el Belt (con sus increíbles recursos, pero con poca chance de defenderlos).

Aquí comienza nuestra historia, nuestros protanistas son la tripulación de una nave que se dedica a extraer hielo de los asteroides. El héroe es Jim Holden, un oficial muy efectivo, pero sin ambición. Cuando se encuentran la nave espacial Scopuli, dañada y en estado de emergencia, el capitán de su nave lo manda a investigarla. Se descubre que algo malo, muy malo le pasó a la tripulación de Scopuli. Y ese mismo destino obviamente le va a pasar a Holden, y a cualquier otro que investigue los secretos de la Scopuli....

Intercalada en esta narración principal, hay otra historia en paralelo: A un detective en el cinturón de asteroides (imagínense a Bogart en The Maltese Falcon) se le asigna un caso de personas desaparecidas. Una chica llamada Julie Mao ha desaparecido sin rastro. Miller forma parte de una fuerza policial que se encarga de mantener el orden, pero que es pagada por las corporaciones que son dueñas del asteroide. Los intereses de la policía son dictados desde las oficinas de estas empresas. Y se repente se le ordena a Miller que se detenga en sus investigaciones. Como él está un poco obsesionado con Julie Mao, sigue investigando y descubre que ella estaba a bordo del Scopuli....

A estos hilos de historia, añádase el descubrimiento de que hace millones de años una raza extraterrestre nos mandó un arma biológica para elminarnos (a qué mala suerte tenemos con los vecinos intergalácticos en estas series, verdad?) y por pura casualidad la vida en la Tierra se salvó de ser destruida y reducida a puro protoplasma. Esta arma aún sigue activa y es una trampa, lista para ser desatada por algún incauto.

Ni que decir que todo esto ocurre en el primer libro Leviathan Wakes. He leído los primeros cuatro y se rumora que la serie completa serán 9. Por cierto, la primera novela la han adaptado a una serie de TV en Netflix (creo), llamada The Expanse.



Silo -- Hugh Howey:
Leídos 3 de 3: Wool, Shift, Dust

Y hablando de narrativas post apocalípticas y depresivas... toda la humanidad ha muerto y sólamente hay unos pocos sobrevivientes en un bunker subterráneo. No pueden salir porque el ambiente es tóxico y mata cualquier cosa viva en minutos. Las personas han vivido tanto tiempo bajo la tierra que se han olvidado de la historia mundial y tradiciones se han convertido en leyes inmutables.
El bunker en el que las personas viven es inmenso, pero no infinito. Pisos y pisos dividen el bunker. Las clases altas en esta sociedad están literalmente arriba de las otras: los pisos de abajo son los más feos, los pisos cercanos a la superficie son un poco mejores.
Nuestra protagonista es una joven, Juliete, que es elevada de ser simple técnica de reparación a ser la sheriff del bunker. La razón, el sheriff previo cometió suicidio de la manera tradicional: pidió salir del bunker. La chica tiene una mentalidad diferente a todos los sheriffs anteriores y comienza a notar que las cosas no cuadran enteramente: ni la historia del bunker parece correcta, ni los recursos son tan escasos como parecen (o sí?). Y bueno, sus intentos de investigar no son bien recibidos por las personas que son el pdoer tras el poder: de pronto se encuentra acusada de crímenes y condenada al exilio fuera del bunker (equivalente a una sentencia de muerte).
No quiero hacerles spoilers, sólo les digo que cuando sale del bunker, ella descubre que nada es lo que parece, o sí? Tendrán que leerlos para averiguarlo...




Hasta aquí le dejo por el día de hoy... la segunda parte de las lecturas recientes, en unas semanas....



domingo, 8 de enero de 2017

Entrando al 2017

Hey, it's 2017! Where is my jetpack?

Primero que nada:   Muy Feliz 2017 a todos mis lectores!

En fin... otro año que se fue, otro año que comienza. A veces pienso que es obvio que se me considere un amargado si yo mismo veo el principio de año con poco optimismo y muy poca alegría. Pero bueno, ya ven que así soy yo.

AlexRebooted comienza el año con una lista de propósitos para el 2017:

  • En el trabajo, conseguir mi primera certificación de programador Java. La he estado posponiendo por años y años pero ya se llegó la hora.
  • Y otra para el trabajo, una vez cumplida la anterior, empezar a buscar un nuevo trabajo por que este ya me tiene hasta la M.
  • La clásica que casi todo el mundo pone en sus listas, bajar de peso (lleva como 15 años en mi lista de propósitos).
  • Reducir la ingesta de cafeína (whaaaaaaaaaat?!) y de alcohol (whaaaaaaaaaaaaaaat?!). No sé cual de las 2 va a ser más dura de cumplir.
  • Volver a estudiar japonés. Tratar de hacer al menos 2 horas de estudio a la semana.
  • Aprender a dibujar! Otra que lleva años en mi lista de propósitos.
  • Escribir en el blog, al menos una vez cada semana (lo cumpliré?).
  • Aprender blender, aunque sea a hacer mis pininos en esto del rendering.
  • Donar un poco de dinero a ciertas instituciones,páginas de internet o creadores de software: wikipedia, Firefox, Irfanview (Hasta ahora la única página a la que he dado dinero es un semiconocido estudio porno ;-P  ).

Y otras que veremos si se consideran durante el año: aprender francés, ir a nadar aunque sea 1 vez al mes, salir a ver más de Londres, hacer más amigos (o ser menos arisco).

Y, eso es todo por hoy! Veamos como nos trata este año y cuantos de estos propósitos no se cumplen.