domingo, 28 de octubre de 2018

Midlife Crisis

Midlife crisis, midlife crisis... es lo que no he tenido al alcanzar los cuarentas. La verdad tengo otras cosas en las que pensar, y el tener una crisis es un lujo que de momento no puedo permitir.

Sin embargo el 40 es la edad en la que uno se supone empieza a tener esas crisis, y siempre hay alguien que lo haya dicho mejor, así que aquí está una rola buenísima del maestro Paul Simon, expresando esa crisis que se supone todos atravesamos. Tal vez la mía llegue pronto...


Notas:
  1. ¡¿Cómo es posible que hayan pasado más de dos meses desde mi último y raquítico post?!
  2. He pensado en iniciar una sección de videos para expresar ciertas ideas y pensamientos. Este es uno de los post pilotos, a ver que les parece. Me resisto un poco porque el blog es minimalista, orientado a texto. Si tienen una opinión por favor déjenme un comment diciéndome..

Now, sin further ado...






Paul Simon -- You Can Call Me Al

A man walks down the street
He says, "Why am I soft in the middle now?
Why am I soft in the middle?
The rest of my life is so hard
I need a photo opportunity
I want a shot at redemption
Don't want to end up a cartoon
In a cartoon graveyard"
Bonedigger, bonedigger
Dogs in the moonlight
Far away my well-lit door
Mr. Beerbelly, Beerbelly
Get these mutts away from me
You know I don't find this stuff
Amusing anymore

If you'll be my bodyguard
I can be your long-lost pal
I can call you Betty
And Betty, when you call me
You can call me Al

A man walks down the street
He says, "Why am I short of attention?
Got a short little span of attention
And, woe my nights are so long
Where's my wife and family?
What if I die here?
Who'll be my role model
Now that my role model is
Gone gone?"
He ducked back down the alley
With some roly-poly little bat-faced girl
All along along
There were incidents and accidents
There were hints and allegations

If you'll be my bodyguard
I can be your long-lost pal
I can call you Betty
And Betty, when you call me
You can call me Al
Call me Al

A man walks down the street
It's a street in a strange world
Maybe it's the third world
Maybe it's his first time around
He doesn't speak the language
He holds no currency
He is a foreign man
He is surrounded by the sound, the sound
Cattle in the marketplace
Scatter-lings and orphanages

He looks around, around
He sees angels in the architecture
Spinning in infinity
He says, "Amen!" and "Hallelujah!"

If you'll be my bodyguard
I can be your long-lost pal
I can call you Betty
And Betty, when you call me
You can call me Al
Call me

Na na na na …

If you'll be my bodyguard
I can call you Betty

If you'll be my bodyguard
I can call you Betty

If you'll be my bodyguard ...

domingo, 15 de julio de 2018

Overwhelmed

Últimamente no he podido postear nada.
Entre el trabajo, estudios y DIY los fines de semana, no he tenido tiempo de nada.

Por el momento, le pido a mis amables lectores que consideren Alex Rebooted en pausa, con la promesa de por lo menos 1 post programado antes del fin de mes.

Esta mañana me voy a dar tiempo de ponerme al corriente con los blogs que sigo y comentar: no he podido leer blogs desde principios de Junio! Y también ponerme a contestar comentarios en mi blog!

Un saludo y un abrazo a todos!

viernes, 25 de mayo de 2018

Crónicas De Amsterdam – IV – La Segunda Noche: Viernes

Continuando con el viaje relatado en entradas anteriores (ya tiene una sección en esta página) la fiesta navideña de mi compañía fue en Amsterdam y nos llevaron a casi todos para allá.

El clima había cambiado drásticamente al caer la noche, pasando de frío a Fimbulwinter. Y todos, en nuestras ropas finas (jajaja) estábamos apiñados en la recepción del hotel, junto a unos franceses que resultó también habían sido invitados a la fiesta. Aparentmente nuestros taxis nos estaban esperando para llevarnos al lugar de la fiesta, pero por más que los buscábamos no los veíamos.

Mi jefe RK, quien tenía el contacto con la persona encargada de los taxis en nuestra compañía madre, nos había dejado para ir al aeropuerto a recoger a su esposa, así que había que hacer una triangulación: mi otro jefe AR llamaba a RK, RK llamabada al encargado en la compañía madre, el encargado llamaba a la compañía de taxis. Non stop fun at -10C.

Hubo varios intentos fallidos: aparentemente los taxis nos estaban esperando a unos minutos de distancia del hotel. Así que fuimos por aquí y por allá siguiendo las vagas descripciones a través de la cadena telefónica (horrible y frigorífica versión en vivo del juego infantil de "telefóno descompuesto").

Después de una espera que me pareció más larga que el número Pi por fin dimos con los mentados taxis. Resultó que toda el tiempo habían estado a 2 minutos de la recepción del hotel, pero en la otra dirección!

El viaje al lugar de la fiesta nos tomó casi media hora, ya que el lugar estaba en el centro de Amsterdam. Cuando llegamos el lugar estaba en todo esplendor: era el acuario de la ciudad! Eso explicaba el tema de la noche, undersea glamour (mencionado en el capítulo 1)

Poco de lo que sucedió en la fiesta es digno de mención. Así de buena estuvo.
Después de unas horas, sería cerca de la 1AM las chicas decidieron volver al hotel, yo dije que me iba con ellas y todos los demás compañeros siguieron mi ejemplo. Abandonamos a los jefes y sus familias a su suerte y volvimos al hotel y aunque algunos querían seguirle, yo decidí irme a dormir.
Creo que casi todos los demás hiceron lo mismo.

Aquí les dejo los (pocos) detalles sobresalientes.
  1. A los que llegamos temprano, nos dieron champaña. Yo fui de los últimos. A los que llegaron un poco más tarde:  prosecco. Y digo.. si eres una empresa multibillonaria que se da el lujo de alquilar el acuario de la ciudad para una gala e invitar a 600+ personas, de mínimo compra champers para todos...
  2. Momento embarazoso: cuando el jefe de jefes de la supercompañía estaba dando su discurso y dijo algo así como...
    "Quiero dar una gran bienvenida a nuestra más reciente adquisición, son una compañía muy importante, cuya compra nos ha vuelto la compañía  más grande de Europa en nuestro ramo... "  (o la segunda o tercera, los detalles se me escapan).
      Y un reflector iluminó a los asistentes, apuntando aquí y allá para dar suspenso. Mis jefes, se irguieron más, levantaron barbillas y cuadraron hombros, listos para recibir la atención.
    .... "  la compañía XYZ!!!"
    Y el haz de luz iluminó a los franceses que se estaban hospedando en el mismo hotel que nosotros. Y ustedes se preguntarán, ¿y la compañía para la que yo trabajo? Pasó desapercibida.
  3. La cena se veía impresionante en papel. En el plato también. ¿Y en el paladar? Mmm.
  4. Hubo música en vivo, acompañando a una mujer que hizo un poco de ballet del Cascanueces y luego hizo un poco de striptease!

  5. Y también hubo ... enanos. Sí. Enanos. (Veáse mi reacción).


  6. Pero hay que notar, el acuario de Amsterdam es hermoso. No sólo tiene muy buenas colecciones de peces (aquí una morena) sino que también tiene arte fantástico.





sábado, 19 de mayo de 2018

M.O.R. #1

Si hace 20 años, alguien me hubiera dicho que iba a preferir escuchar este album



en lugar de este

lo hubiera tachado de loco.

Por que la verdad... en 1998 yo no era fan de Erasure y sí, ya sé que el Hits de Erasure no salió sino hasta 2003, pero dejemos eso a un lado por el momento.

Y no es que ya no me guste Radiohead, sino que... pues no sé. Creo que llegar a la mitad de la vida te cambia de maneras que no esperas.

En fin, para que no se diga, les dejo mis favoritas de ambos albums, en orden alfabético por título de la rola..



Erasure -- Blue Savannah


Radiohead -- High & Dry

Ya me dirán cual prefieren uds.

martes, 17 de abril de 2018

Crónicas De Amsterdam – III – El Segundo Día: Viernes (Mañana-Tarde)

Continuando con el viaje relatado en entradas anteriores (aquí la primera parte  y aquí la segunda) la fiesta navideña de mi compañía fue en Amsterdam y nos llevaron a casi todos para allá.

El viernes nos despertamos a una frígida mañana, muchos con bastante cruda, pero yo no estaba tan mal: No había bebido tanto la noche anterior y había alternado cerveza y coca-cola para mantenterme sobrio.

Esa mañana resultó que debíamos ir a la oficina de la compañía así allá fuimos arrastrando nuestras laptops. El trayecto nos llevó un buen rato, ya que la oficina está en el centro de Amsterdam y el hotel estaba bastante lejos. El desayuno fue hasta las 10 o algo así, hasta que encontramos un lugar donde descongelarnos. Todo estábamos famélicos.

Ya una vez con algo en el estómago fuimos a las oficinas de la compañía, donde supuestamente el jefe de jefes nos iba a dar un tour rápido por las oficinas y después estaríamon allí un par de horas como máximo, solamente revisando que no hubiera ningún problema antes del fin de semana, con la intención de partir de vuelta a nuestro hotel a las 2 o 3 pm…

Bueno, el tour nunca se materializó: nos pusieron en una sala de reuniones y mis jefes nos pusieron a trabajar y trabajar y trabajar y trabajar. El supuesto encuentro con el jefe/dueño de la compañía nunca ocurrió. Y, según mi jefe, el conocer al dueño era uno de los objetivos del viaje. Y era la razón por la que todos debíamos ir al viaje: para que nuestro jefe nos conociera. Y sin embargo, el jefe de jefes nunca se apareció (¿sería que no le interesaba conocer a los empleados de mero abajo? Naaaaaaaa, imposible).
Las tareas que teníamos se alargaron y se alargaron y se alargaron y se alargaron. Añádase el hecho de que tuvimos una reunión con uno de los empleados de la otra compañía (mezclada con un poco de políticas en la oficina). Tuvimos un lunch medio miserable, si mal no recuerdo unos sandwiches.

Como era de esperarse (al menos, ahora me parece obvio que debía haberlo esperado) no acabamos sino hasta casi las 5 de la tarde. Prácticamente un día de trabajo completo. Las chicas estaban fúricas ya que necesitaban horas y horas para arreglarse.

Ya saliendo, hubo que tomar taxis, y un compañero que tenía el mentado Uber nos rentó uno. Tuvimos que cruzar un puente sobre un canal porque el taxi estaba del otro lado, sólo para encontrarnos que nos habían cancelado el viaje por no llegar a tiempo. El clima era frío (tirándole a gélido) pero el día estaba despejado

Yo, lo único que quería era haber rechazado el viaje con más firmeza, pero bueno, a lo hecho, pecho. Así que después de comer algo, me arreglé para ir a la famosa cena (confieso que el "arreglarme" fue únicamente bañarme y ponerme ropa limpia).

A la hora acordada, serían las 7 u 8 de la noche (no recuerdo), nos encontramos en el lobby del hotel, esperando a los taxis que nos iban a llevar al lugar.
De los taxis, ni seña. Lo único que nos esperaba fuera del hotel era una nevada/granizada de proporciones tremendas!

viernes, 23 de febrero de 2018

Crónicas De Amsterdam – II – La Primera Noche: Jueves

Como ya se contó en la entrada anterior la fiesta navideña de mi compañía fue en Amsterdam y hacia allá nos dirigimos.

Cuando puse el contexto de esta saga me faltaron detalles MUY MUY importantes. Por ejemplo, los dos compañeros que me resultaban antipáticos ya habían renunciado (gracias a Dios!).
Pero el detalle que tiene más importancia en la historia es que unos días antes del viaje mi celular se cayó desde la risible altura de 30cm (desde el sillón al piso!) y la pantalla murió completamente. Después de unos intentos fallidos de repararlo o de obtener un remplazo a precio razonable, tuve que enfrentar la triste realidad: había que comprar uno nuevo a precio completo.
El único que podía pagar se iba a tardar unos días en llegar. De hecho iba a llegar cuando yo estuviera de viaje en Amsterdam. Me resigné a viajar sin celular. Pensé: “Siempre pienso que no debo ser adicto al celular. Tres o cuatro días sin teléfono, ¿qué tan malo puede ser?” (lo cual sólo prueba que no tenía idea).
Así que me embarqué en mi viaje, armado con una tablet (a la cual le fallaba el botón de encendido) y un libro gordo gordo gordo. Ambas decisiones resultaron ser errores…


En fin, después de un vuelo sin incidentes por fin llegamos al aeropuerto. Mi compañero de Nepal y yo, siendo los únicos non-EU tuvimos ha hacer fila en la larguísima cola de inmigración. Allí fue cuando me arrepentí de estar con él y me dio un poco de coraje, por que no tiene paciencia para esperar: “esa fila se mueve más que la nuestra”, “llevamos 5 minutos aquí”, etc, etc. Yo decidí responder amablemente con un “ten paciencia, lee un libro, haz un sudoku en tu celular”, sin éxito. Después de 10 minutos, opté por cortar estos intentos de semiconversación mediante el uso de mi tablet para leer comics (si mal no recuerdo, una de esas aventuras donde Havok & Wolverine pelean con una banda de fanáticos que rinden culto a los faraones antiguos… anyways).

Ya del otro lado, hubo que tomar taxis, ya que la super compañía nos había hecho el gran favor de reservarnos habitaciones en un hotel del otro lado de la ciudad. Al llegar al hotel tuvimos el primer incidente no planeado de la noche:
Las reservaciones habían sido hechas con meses de anticipación y no se habían ajustado cuando las personas a quienes se les reservó dejaron de trabajar para la compañía. Así que tuvimos que lidiar por media hora con la recepcionista del hotel para tener cuartos.
En fin, el hotel era… bueno… dejémoslo en “basic”: un EasyHotel que cumple con los mínimos requisitos para ser llamado hotel.


Ya una vez que todos tuvimos cuartos de hotel, se nos unió un compañero que trabaja para la empresa por contrato, pero que nunca habíamos conocido (vive en Finlandia). Con quien por cierto me tocó compartir cuarto.

Este fue el día con plan más sencillo, y por lo tanto salió bien. Fuimos a cenar (de mínimo la empresa pagó) en un restaurante muy famoso de costillas y carne. Estuvo muy bien, y la cena fue bastante agradable ya que me senté lo más alejado que pude de los dueños de la empresa y cerca de los 2 compañeros que me caen bien.

Después de la cena, sería cerca de las 11pm, los jefes nos llevaron a un club, recomendado en el restaurante. Según esto, uno de los mejores club en Amsterdam, muy “in” en estos días. El club era muy extraño: un sótano semi-convertido en club nocturno, con una pista de baile reducida, y mesas pequeñitas donde poner los tragos (con espacio para sólo 2 o 3 botellas o vasos). ¡Ah! Y mucho, mucho, mucho, mucho humo de discoteca. Bueno, no es que fuera extraño, si no más bien que era algo muy cotidiano y ordinario para estar tan en boga (estaba atestado!).
Apenas pasados 15 minutos, el más sangrón de los jefes decidió que no le interesaba estar con los empleados que estaba muy cansado y desapareció sin despedirse más que del otro jefe.

Obviamente era imposible conversar allí más que a gritos, y después de una hora o algo así los chicos decidieron que era tiempo de ir a buscar uno de esos famosos cafés donde se puede comprar algo “especial” que fumar. Dejamos el “comfort” del club para ir a buscar el mentado café. Según los muchachos se iba a hacer una selección para juzgar si la droga que vendían era buena o no, pero… como todos andábamos un poco tomados, entramos al primero que encontramos.

Ordenaron lo que ordenaron y comenzaron a fumar. Yo, obviamente no le entré ya que no fumo ni tabaco. Entramos a un billar, donde inmediatamente pedimos ronda tras ronda de cerveza (hey, la empresa estaba pagando). Mi compañero programdor, el nepalí de repente se sintió muy mal: la mariguana le había pegado mal y mi otro jefe tuvo que llevarlo al hotel en un taxi.
Un par de horas después, no era tan tarde, tal vez la 1 o 2am los demás regresamos al hotel.

Esa noche la pasé bien y disfruté bastante. De las demás, ya se hablará…

miércoles, 31 de enero de 2018

Crónicas De Amsterdam – I – Preludio

Para contar todo lo que pasó en la fiesta navideña de la compañía hay que aclarar un par de cosas antes. Primero que nada, hace unos meses los dueños de la empresa vendieron una parte mayoritaria de a una supercompañía alemana. Por esos extraños y truculentos métodos para ganar dinero, la empresa alemana está basada en Amsterdam y (aparentemente) se dedican a comprar otras compañías o algo así. Capitalismo desenfrenado, si me lo preguntan.

En fin, en Octubre mi jefe, anunció que la fiesta de navidad no iba a ser aquí en UK sino que los nuevos dueños nos habían invitado a Amsterdam para la fiesta de toda la compañía. La fiesta sería un viernes en la noche, lo que permitía explorar la ciudad el fin de semana y volver al trabajo en Londres el lunes. Sobra decir que si para la fiesta local yo tenía pocos ánimos, la internacional me daba alergia anticipada.

Durante este periodo, teníamos dos compañeros trabajando, ambos contratados recientemente y bastante repelentes. El prospecto de pasar dos días en Amsterdam con esos dos (bueno, con casi todos los compañeros, pero especialmente eso dos) me parecía de las peores opciones posibles.

Ante mi reticencia, mi jefe terminó dando el veredicto de que la invitación era como una oferta de Don Corleone. Así que terminé aceptando a regañadientes.

Mis compañeros estaban bastante emocionados, pues todos tenían planes de pasarse el fin de semana fumando mota en Amsterdam. A mi la verdad no me entusiasmaba tanto, pero hice planes de ir a un par de museos.

Las cosas me gustaron aún menos cuando se hicieron dos anuncios:

El primero vino de la compañía superior: se nos informó que la fiesta del viernes sería formal. Nada de jeans, nada de tenis. Se nos pedía ropa formal, con el tema de “undersea glamour” (no es broma). Yo, que no tengo nada formal en mi guardarropa estaba que echaba chispas.

El segundo, de parte de mi jefe inmediato, fue que, aunque íbamos a celebrar la fiesta navideña, también íbamos a trabajar. Así que debíamos cargar con nuestras laptops para mantener nuestras funciones y (como la cereza en el pastel) como los vuelos eran en EasyJet, no debíamos de tomar más de 21kg de equipaje.

Esto generó un ánimo de tensión total, ya que las chicas querían cargar con todo lo necesario para vestirse y maquillarse y con el límite del equipaje, apenas podían. Yo sugerí dejar las laptops, pero mi jefe no recibió la sugerencia con buena cara.

Para no hacerles el cuento largo, el jueves 7 de diciembre trabajamos medio día en la oficina (énfasis en trabajamos porque hasta el último minuto nos hicieron trabajar) y de allí a Gatwick. Apenas hubo tiempo de tomar una pinta en el aeropuerto y partimos…

domingo, 31 de diciembre de 2017

CENTENARIO.... Un Resumen Del 2017

Este es el post número cien de este blog AlexRebooted, iniciado en Noviembre 2013.

Y para marcar el fin de año, aquí les traigo un pequeño resumen de lo que pasó este año.


PERSONAL

Como ya se relató aquí, el principal suceso del año fue la cirugía ocular que tuve en Mayo y sus consecuencias (pueden verse en la sección Cirugía en esta página).
Aparte de eso, no hay nada interesante que contar. Siento que este ha sido un año "gris", con pocas cosas interesantes.
Y bueno, lo dejo en gris, porque hay veces que siento que este año ha sido un tanto cuanto malo. Veremos que depara el 2018.


OCIO Y VIAJES

(Fotos de estos eventos, en posts que serán publicados próximamente)
Este año hubo muy poco ocio, sólo hubo unos eventos dignos de mención:
Fuimos a 3 Proms de la BBC. No recuerdo cuales, pero pronto pondré fotos del Royal Albert Hall.
Aparte de eso, fuimos a ver Les Miserables en el teatro para celebrar el cumpleaños de Jonathan. Muy recomendada la obra, se nos hizo buenísima!

Tuvimos dos vacaciones en el año.
En Abril fuimos a Chipre, pero a la parte turca. El viaje, resultó ser una promoción del Ministerio turco de turismo y más que disfrutar, te llevan aquí y allá a ciertas fábricas a tratar de venderte cosas. Eso sí, hubo partes muy buenas, pero a mí me interesa más ver ruinas y monasterios viejos que ir a una fábrica de productos de cuero.
Y en Octubre fuimos a Majorca, conseguimos un viaje muy barato justo antes del fin de la temporada turística. Permítanme decirles algo: all inclusive is the way to go.


PROPÓSITOS DEL 2017


Y para que vean que soy responsable, aquí les digo como me fue con mis propósitos de este 2017.

  • Obtener certificación de programador Java: Ni siquiera he iniciado el proceso para certificarme. Failed.
  • Buscar un nuevo trabajo: No hubo tiempo. Failed.
  • Bajar de peso: La idea era bajar 5 kilos. Para cumplirlo ya nada más me faltan 15. :=( Failed.
  • Reducir la ingesta de cafeína y alcohol. Ambas fallidas. La ingesta de cafeína tal vez sí bajó un poco. Failed and Failed.
  • Estudiar japonés: Apenas le dí una ojeada a mis libros de japonés, y me di cuenta que se me olvidó casi todo mi conocimiento de kanas. Sin embargo, con un poco de práctica algo volvió, pero no continué practicando. Failed.
  • Aprender a dibujar: He comprado libros y he practicado un poco en la tableta de dibujo. Pero no fue hasta hace unos días que hice una prácticas que me sorprendieron, así que hubo algo de progreso. Practically failed.
  • Escribir en el blog: No comment. Failed.
  • Aprender Blender: Por varias semanas practiqué unos tutoriales básicos, pero por falta de tiempo lo dejé. Practically failed.
  • Donar un poco de dinero a ciertas instituciones, páginas de internet o creadores de software: No comment. Failed.

Uds dirán, ¿exitoso?


Y con este centenario post, AlexReboot cierra el 2017, ¡deseándoles un Feliz Año Nuevo! ¡Nos vemos en Enero!