miércoles, 8 de abril de 2015

Ingenuas Confesiones De Una Ingenua Juventud: El Músico – 6 –

Para las otras partes de esta historia, click aqui.


Hace muchos años, cuando yo era joven e ingenuo (como opuesto a viejo e ingenuo) conocí a un tipo que sabía tocar la guitarra en una fiesta y días después tuvimos un pequeño encuentro en su habitación. En otra fiesta, conocí a su ex-novio.

La forma en que nos conocimos fue lo mas interesante de mi relación con el Músico.
Resulto que la mayoría de los Sábados no había nadie en su casa en las mañanas. En aquellos días, yo prefería pasar mis mañanas de sábado en la oficina porque allí acceso a Internet. Por varios meses el Músico me llamaba y yo cerraba la oficina e iba a su casa.

La mayor parte del tiempo teníamos la casa para nosotros por dos o tres horas, aunque en ocasiones su hermano también estaba allí. Según nosotros éramos muy discretos, pero ahora pienso que el hermano era muy buena onda y obviamente sabia que estábamos haciendo.
Una vez sus padres estuvieron allí, ¡claro que ese día no hicimos nada! Incluso alguna vez tuve que ayudarle a su hermana menor con la tarea de inglés. La niña estaba en la prepa y tuve que explicarle algunas cosas de gramática.

Y hay que explicar varias cosas de como fue nuestra “relación”.

Por un lado, refiriéndome al sexo, el Músico era un sangrón. Todo lo calificaba como “joterías” o “puterías”. Bueno, todo lo que él no iniciaba. Él tenia que iniciar el sexo, si yo lo buscaba o le insinuaba, él se ponía a la defensiva. Por unos minutos, él se negaba, hasta que él iniciaba la acción. Si él me invitaba a su casa, pues eso significaba que quería hacer algo, pero él quería ser “el hombre” (signifique eso lo que signifique), quien iniciaba. Una vez iniciado, cualquier cosa que él hiciera estaba bien, no importando que fuera.

Por otro lado, el Músico no era malo en la cama. Era cariñoso, antes, durante y después del sexo. Podía ser agresivo y cachondón, podía ser niño bueno y tierno. Puntos buenos y malos es que era correspondido e igualitario. Si él se venía primero, se aseguraba que yo me viniera. Si él me pedía sexo oral, él me hacía oral después o al revés. Pero nada más.
Esa es otra cosa. No era muy imaginativo. Él era fan del oral, le gustaba hacerlo y que se lo hicieran. Y... ya.
Intentamos tener sexo “completo” dos o tres veces, con resultados espectacularmente mediocres.  Él no iniciaba algo que no quería que le hicieran. Y cuando lo entendí le pedí que me hiciera algunas cosas, aclarándole que no iba a ser recíproco. Accedió sin problemas, pero tampoco con mucho entusiasmo. Después, si le pedía X o Y él lo hacía, pero nunca por su iniciativa.

Esa fue mi primera y hasta la fecha única relación de amigos-con-derechos. Y si funcionó fue por que fuimos mayoritariamente amigos con-derechos solamente. El Músico y yo no congeniábamos en nada. No le interesaban muchas cosas que a mi sí.

A él no le gustaba leer y yo era (soy) lector voraz.
Yo acababa de terminar mi carrera y él estaba en segundo semestre de la suya (tal vez ciencias de la comunicación, no recuerdo bien), aunque había intentado estudiar una carrera ingeniería antes. Aparentemente reprobó y consiguió entrar la carrera en la que estaba porque su padre trabajaba en la universidad en la que estudiaba. Pero no tenia el mas mínimo interés en terminarla.
Yo trabajaba y él no sabía si alguna vez iba a conseguir un trabajo. Y si lo tenía no tenía ni idea de que iba a ser.
Fuimos al cine algunas veces, solo para oír que las películas se le hacían aburridas.

El Músico solamente tenia un interés: la música. Y ya.
Pero tenia una visión muy particular de la música.

Para él la música era... estar en su cuarto sacando las canciones, tocando la guitarra o la batería, cantar en alguna fiesta las canciones que le gustaban. Impresionar a las chicas (y a alguno que otro incauto) con sus canciones. Comprar algún CD y escucharlo mil veces.

Pero había en lo que ambos coincidíamos a la perfección: ninguno de los dos quería una relación “seria” con el otro.

22 comentarios:

  1. Si no congeniabais y encima os interesaban cosas diferentes era lo mejor que nunca fuérais más allá. Así podíais disfrutar de lo poco que os unía sin malos rollos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad solamente disfrutamos de eso. Tuvimos las cosas claras despues de salir dos o tres veces.

      Eliminar
    2. Mientras tengas las cosas claras no saldrás dañado de ninguna manera asì que tampoco fue und esperdicio. Me gustò tu blog.

      Eliminar
    3. Sí las cosas eran claras, solo que yo no sabía interpretarlas... Muchas gracias por visitar!

      Eliminar
  2. Yo si tengo muchísimo interes del que es del Alex de ahora, yo igual que tu soy un lector voraz me gusta leer libros, escuchar musica medio undergrund, alternativa y aveces he encontrado musicos que les gusta la misma musica que a ti, pero siento que los musicos siempre son bien perros.
    Mi caso más cercano es una compañera que le gusta un chico de una banda, el tipo la invito a ver una pelicula ( no llego el tipo). Ella fue a su presentación y el tipo intento besarla (ella lo paro en el instante) y ultimamente desde este evento el musico evita sus conversaciones.
    Los musicos tienen un pegue enorme pero son re perros.
    Es bueno que no haya sucedido a más si no tenian nada en comun o ni si quiera se interesaban, aun que en el momento doliera.
    Te mando un abrazo enorme y nos leemos :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los un hombre en el escenario tienen un no se que que los vuelve atractivos. Bajalos del escenario y quitales la guitarra y se pierde...
      Confieso que cuando dejé de ver al Músico, la verdad no sufri. Ya lo contaré en la siguiente (y ultima) parte de esta aventura...

      Eliminar
  3. Me sigue pareciendo que el músico es bastante individualista y algo excéntrico, pero cada quién carga con razones que forman su tipo de caracter. ¡Un abrazo Alex y a ver como acaba :)!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, era un poco egocéntrico el tipo, pero al menos las cosas estuvieron claras (aunque no las primeras veces).
      Ya veremos en que acaba esto...

      Eliminar
  4. Eso me pasó hace como uno o dos años y no sé, llegó un momento en el que me harté de sólo tener un amigo con derechos, aunque creo que ni amigos eramos. Él también era fan del oral, aunque siempre he sido de la idea de que en el mundo gay, en general todos son fans del oral xD. No sé, esa "relación" terminó mal, aunque para serte sincero a veces extraño esos momentos. :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, esta es la única relación de amigos con derechos que he tenido y creo que funcionó bien por el hecho de que no éramos amigos o mas bien la amistad era muy poca, más bien éramos conocidos con derechos XD. Por lo mismo, creo que no acabó mal

      Eliminar
  5. es que las relaciones serias impican compromiso q a veces uno no esta dispuesto a dar. Tambien tiempo, tiempo que al final tienes que dar a otra persona y a menos que estes loquito por ella, es tiempo que quieres para otras cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenos puntos, son razones muy validas. Aunque en aquellos tiempos mis razones para no tener un relacion seria con el música fueron otras (ya explicaré en un próximo post) esto que dices es cierto: para qué invertir tu tiempo con alguien que realmente no te interesa?

      Eliminar
    2. Ps yo creo que no fue inversiòn de tiewmpo si es que no querìa nada de nada, invertir en tiempo implica esperar que eso resulte.
      No le hagas caso a Damian no sabe nada de la vida.... XD

      Eliminar
    3. Jajaja, si Damián no está nada perdido, se nota que sabe de lo que habla. No la verdad, no queriamos, no mucho.... Ya se sabrá en lo que sigue....

      Eliminar
  6. Siempre evité involucrarme emocionalmente con gente que no me "interesaba más allá de lo carnal", pero es difícil: siempre se sale raspado de un convenio así.

    El músico me recordó a un personaje Yaoi que decía que no era gay, pero bien que le gustaba que le tronaran las almorranas.. "¡Yo no soy gay! ¡el gay es mi novio! Ja, ja, ja.

    ¡Saludos Alex!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues no, el Músico no era así (pero no le faltaba mucho). Su visión mas bien era referente a los roles. Y no me refiero a roles sexuales, sino de pareja. A él le correspondía "iniciar el cortejo", como a los machos. Quería llevar la batuta (sin albur!), aunque hiciéra cosas activas o pasivas, pero estar él en control.

      Eliminar
  7. Ese músico es todo un loquillo...
    mejor de lejos... esas tentaciones son eso... tentaciones extremas.

    Me pregunto ¿Qué estará haciendo ahora... tocando su guitarra? sin albur

    Susy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El misterio de que hace el músico ahora sera develado en la siguiente entrada de esta historia

      Eliminar
  8. He estado en situaciones similares, algunas veces he llegado a enamorarme un poco, pero también depende de si congeniamos o no, como en este caso no había mucho en común era poco probable el enamoramiento, me encantó tu estilo narrativo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por visitar el blog!
      Efectivamente, en este caso no había casi nada en común, y nunca hubo mas que una (muy baja) atracción física entre nosotros. Amor... no. Definitivamente no.

      Eliminar
  9. ¿que quiere decir "sangrón"?
    ...no sé, lo único bueno que le veo a la relación es que los dos entendíais hasta donde llegaba y no os hacíais muchas iluciones ni os creábais expectativas al respecto. El resumen de todos los puntos que NO teníais en común me ha parecido un poco desolador, uff. El sexo por el mero placer del sexo está muy bien, pero yo hubiera necesitado algo más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MMmmmm primera vez que he tenido que explicar sangron.... es muy dificil!!!
      Tal vez, sea.... dificil de aguantar? Me pusiste en aprietos con la definicion!
      En fin... el Músico amaba la música como una forma de vida, pero creo que su visión del mundo era mas ingenua que la mia. Uno siempre conoce actores/musicos/escritores que quieren tener su vida artistica, pero mientras les llega el exito, trabajan. El Musico no veía lascosas asi.
      El sexo por sexo... no, definitivamente no era (y tal vez aún no es) lo mío...

      Eliminar