viernes, 2 de octubre de 2015

Julio: The Lake District – 1 –

Para otros viajes, click aqui.


El pasado mes de Julio, Jonathan y yo por fin conseguimos tiempo libre para tomarnos unas merecidas vacaciones. Y sí, ya sé que yo apenas llevaba unos meses trabajando, pero digo “merecidas” por que fue la primera vez en años que no tuvimos que estar contando cada centavo y pudimos relajarnos un poco.
Las vacaciones consistieron en dos etapas: salir de Londres el viernes en la tarde hacia Liverpool (donde nos hospedaríamos con unos amigos de Jon) y de allí salir el domingo hacia The Lake District, aún más al norte.

El comienzo de las vacaciones fue un poco malo porque teníamos planeado trabajar medio día desde casa y luego partir. Sin embargo yo tuve que entregar un proyecto y la salida se retrasó hasta casi las 4pm. Salimos estresados, molestos y a la mera hora del tráfico. Así que el trayecto a Liverpool se nos hizo más largo que recorrer el Camino de la Seda.
Pero en fin… llegamos.

Los amigos de Jon (G y J) son una pareja gay que nos hospedaron por un par de días. La estancia en Liverpool se vió un poco ensombrecida porque la tía de uno de ellos falleció la madrugada del viernes. Así que en lugar de estar en ánimo festivo, estuvimos prácticamente todo el fin de semana en su flat, ni siquiera salimos al pub.

He aquí a Rags, su gato.


El sábado salimos a la playa por un rato, a una reserva de Ardillas Rojas, donde nos topamos con este tronco tallado (eso es tener talento y paciencia, verdad?) y fuimos a meternos al mar. O al menos chapotear un poco pues por mi cara pueden ver que a pesar de ser pleno Julio estaba medio gélido.




El domingo partimos hacia nuestro destino, The Lake District, un pequeño rincón en el noreste de Inglaterra, salpicado de lagos (de allí el nombre). En realidad está salpicado de “meres”, que es el nombre que se les da a lagos que son poco profundos para su tamaño.

El lugar que rentamos para hospedarnos es una pequeña casita en medio de la nada, aquí se ven los campos que nos rodeaban.

Había que caminar una milla y media para llegar al pub más cercano, así que empredimos la caminata en cuanto se pudo. Intentamos entablar amistad con los habitantes locales, pero solamente se nos quedaron viendo como a invasores:


El Lunes fuimos a visitar las ruinas del Muro de Adrián, que yo llevaba años queriendo conocer.
Aquí se ve a Jonathan, casi preparándose a defender Britanniae de los bárbaros del norte.

Yo sentado en las ruinas del muro.

También visitamos un pequeño sitio arqueológico con réplicas de los restos de un Templo de Mithras, un dios que los romanos (particularmente los legionarios) tomaron "prestado" de las regiones persas.


Estas son un par de fotos tomadas en el Museo del Muro de Adrián. Aunque están incluidas en el mapa no vimos ninguna nutria. :(


Y esta es una explicación inexacta. Creo que mezclaron causa y efecto. No es que su matrimonio infeliz llevara a que el Emperador Adrián tuviera relaciones homosexuales, sino que más bien sus relaciones homosexuales hiceron que su matrimonio con Sabina fuera infeliz.

El martes fuimos a Glenridding, un pueblo en las orillas de Ullswater, uno de los lagos anteriormente mencionados. De allí tomamos un bota a Aire Falls, una pequeña cascada...




Héme aquí recargado en uno de los múltiples especímenes de árboles raros en esa reserva natural.

Y esta es una vista de Ullswater desde el bote....


En estas partes norteñas de Inglaterra, aún hay suficientes de las nativas ardillas rojas en lugar de las invasoras ardillas grises. Así que el público está muy a la viva por si ven a una de las malvadas invasoras:

El miércoles fuimos a Ambleside. Aquí vemos que también es hogar de ardillas rojas, homenajeadas en esta banca (nótese al fondo la pierna y pie del dueño de mis quincenas).

Una de las atracciones del lugar es esta mini-casa:

Y hasta aquí le dajaré el día de hoy....

18 comentarios:

  1. geniales fotos! que padr y que frio se ve por alla jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi Tigre... De repente hacía frío, este verano no ha sido tan cálido.

      Eliminar
  2. Me encantan estos breves reportajes de viajes. Incluso lo he estado leyendo con mi chico. Gracias por compartirlo. A lo mejor te copio la idea ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se cobrarán regalías por eso... jejeje, no es cierto!

      Eliminar
  3. Ahhh, que hermosas vacaciones, que verde era todo...
    Me ha llamado la atención ese conflicto entre ardillas rojas y ardillas grises, ¿como llegaron ahí las invasoras?...seguro que fue gracias a la beneficiosa acción del ser humano sobre el ecosistema y tantos unas como otras ardillas están sufriendo ahora las consecuencias: las autóctonas por verse desplazadas por las invasoras, y las invasoras al verse perseguidas por estar en un sitio en el que seguro ellas mismas no hicieron nada por estar. Igual me equivoco pero en estas historias al final la culpa siempre la tenemos los mismos.
    Tremendo fan del gato "Rags", jajaja, por favor manda un aviso a sus dueños de que ya tiene el primer miembro de su club de fans aquí en Spain.
    Abrazos y ¡feliz inminente comienzo de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, en el conflicto de estas ardillas la causa es el hombre (típico). Sin embargo, el problema viene de que la ardilla gris es más eficiente que la ardilla roja, así que las europeas están en retirada (recuerdo un film español con ese título, allá por los noventas, que se trataba de una búsqueda de las últimas ardillas rojas o algo así).
      Rags en una gata enorme... Ya pondré alguna otra foto si la encuentro.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Todo el viaje suena que fue increíble. Aun no se me hace conocer el Lake District. Y esa reserva de ardillas Rojas también debo conocerlo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lake District es muy bonito, pero creo que lo disfrutarás más si lo ves en primavera o verano.
      Hay varias reservas de ardillas rojas en UK, échales un ojo!

      Eliminar
  5. Gracias por el reportaje turístico :), a la espera de una segunda parte!.

    Beso!

    ResponderEliminar
  6. ooh que envidia! yo he estado como hongo en mi casa en vacaciones! .(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te juro que ya eran necesarias, por eso decidimos gastar un poco y salir a disfrutar!

      Eliminar
  7. Eso sí que es un buen viaje. A mí me hubiera encantado ver lo que queda del muro de Adriano (soy un gran amante de la historia antigua, en especial de Grecia y Roma). Me alegra que la hayas pasado bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí nos divertimos bastante.
      Es una lástima que el Muro esté tan dañado por el tiempo: esto de la arqueología y preservar el pasado es algo relativamente nuevo y durante siglos hubo cero esfuerzo de conservación.

      Eliminar
  8. Qué bonitos paisajes... aunque está frío se antoja estar por allá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy verde, muy diferente a mi desértica ciudad natal. Pero yo creo que me volvería loco en un pueblito así... no hay nada que hacer.

      Eliminar
  9. Me encantan las crónicas de viajes para sacar ideas. Yo las tuve en el blog viejo y ahora en el Facebook, pero con el bajón que ha pegado ya casi nadie las lee.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pásanos la dirección, para darles una ojeada

      Eliminar