miércoles, 23 de septiembre de 2015

Ingenuas Confesiones De Una Ingenua Juventud: Otra Vez El Músico – 3 –

Para las otras partes de esta confesión, click aqui.



Hace muchos años, cuando yo era joven e ingenuo (como opuesto a viejo e ingenuo) me reencontré con el Músico en la disco gay de la ciudad, y al día siguiente me invitó a tomar un café.

El Músico estábamos en el mirador de la ciudad, un sitio al que habíamos ido varias veces durante nuestra "relación" anterior. La verdad nunca habíamos hecho mucho en allí, solamente uno que otro faje, pero era un lugar tranquilo y había poco de que preocuparse. En el camino volvió a sonar mi celular: era el mismo tipo que la noche anterior me había dejado abandonado en la disco gay. Estuvo intentando saber con quien estaba yo y, obviamente, quería interrumpir. Por más que yo intentaba cortar la conversación él seguía insistiendo que le dijera con quién estaba.
Después de un par de minutos me harté y le dije:

– Mira, voy a estar ocupado un rato, ¡déjame en paz! – y le colgué. A los pocos segundos me volvió a  llamar, y yo simplemente puse mi celular en silencio.

El Músico, que había escuchado toda la conversación en silencio, me preguntó sobre este tipo mientras estacionaba el carro. Yo, como andaba un poco deprimido le dije que yo estaba muy “clavado” con el innombrable y como era nuestra relación y lo que hacíamos y etc.

Él Músico, solamente me constestó:

– Híjole, se ve que tu "amiguito" es toda una fichita. –

Y así de menso (por no decir pendejo) estaba yo, que empecé a defender al innombrable.

El Músico se puso serio y me dijo lo que creo fue lo más considerado que me dijo en todo nuestro tiempo juntos:
– No te estoy diciendo que hacer Alex, sólo creo que este tipo se está aprovechando de ti. Él saca más provecho de esa relación que tú. –

Yo consideré en silencio por unos momentos, ya que el Músico no era el primero que intentaba hacerme ver las cosas claras en esa amistad o relación con el innombrable. El Músico continuó:

– Mira Alex, mantén las cosas simples. Este tipo la neta no te quiere, sólo quiere que le compres cosas y le invites tragos. –

Yo le iba a replicar, probablemente defendiendo al innombrable, cuando sonó su celular. Resultó ser el señor X (anteriormente visto en la primera parte de esta historia). El tipo quería ver al Músico y cuando éste se negó, X comenzó a hacerle una escena de celos por teléfono. El Músico dijo que ya le llamaría cuando estuviera desocupado y que no lo molestara más.

–   “Mantén las cosas simples Alex”   – le dije en cuanto colgó, rebotándole su lección.

Él solamente se rió y dijo:

– Por eso te digo que el Innombrable solamente se quiere aprovechar de ti. You need one to know one. – Me dijo citándome una frase que yo le había enseñado.
Igualmente me dió mucha risa.

Nos pasamos un par de horas en el mirador, contando cada uno su historia romántica. Y, aparte de unos besos, eso fue todo lo que hicimos esa noche.

12 comentarios:

  1. Ya podría haber sido así siempre contigo el puto músico. :(

    ResponderEliminar
  2. estos musico y estos inombrables como joden la psique de uno caray...pero al menos te dió buenos besos jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es mi Tigre, nomás nos crean interferencia mental...
      Eso sí, fueron unos cuantos besos no muy castos, si no recuerdo mal.

      Eliminar
  3. Ahhh, el Músico se está rehabilitando ante mis ojos, aquí me ha parecido hasta una buena persona..
    Este tema de las relaciones "tóxicas" en las que todo el mundo ve -a excepción de nosotros mismos- que estamos enganchados con personas que no nos convienen en absoluto me está apareciendo mucho por todas partes últimamente... Un buen consejo como el del Músico en ocasiones puede ser suficiente para abrirnos los ojos y ayudarnos a salir de ellas.
    Abrazos y¡ feliz inminente fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, mi relación con el Innombrable era una relación tóxica (término que en aquellos tiempos no se usaba) y me hubiera ahorrado mucha angustia, depresión y demás si lo hubiera visto. Sin embargo, ya ves, yo era joven, bastante ingenuo e inexperto. Así que tuve que aprender de la peor manera: en carne propia.
      Y hago notar, yo siempre he dicho que el Músico no era tan mala persona como todos lo han visto. Tendrá que decidirse cuando termine esta historia.

      Eliminar
  4. El musico es de esos, y me refiero a ESOS que me provocan dolor de cabeza nomas de tratar de comprender su comportamiento, solo ellos saben lo que piensan caray.

    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bueno, el hecho de que la "relación" que tuve con el Músico no funcionara no lo vuelve una mala persona. Pero eso sí, era voluble.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Así es, la segunda vuelta con el Músico estuvo más complicada que la primera...

      Eliminar