martes, 31 de marzo de 2015

Ingenuas Confesiones De Una Ingenua Juventud: El Músico – 5 –

Para las otras partes de esta historia, click aqui.


Hace muchos años, cuando yo era joven e ingenuo (como opuesto a viejo e ingenuo) conocí a un tipo que sabía tocar la guitarra en una fiesta y días después tuvimos un pequeño encuentro en su habitación. Al terminar dicho encuentro, me invitó a una fiesta.

Y pues resulta que casi no llegamos a la dichosa fiesta. Íbamos en camino cuando le pregunté que tipo de fiesta era y quienes iban, etc. Mientras él me contaba aproveché y le toqué la pierna.
Inmediatamente respingó.

– Otra vez tus joterías. – (o algo similar)

A lo cual me encabroné bastante y le dije

– Y cómo no te molestaron el otro día, ¿verdad? –
– Eso fue diferente. –
– ¿Y cómo fue diferente?--

Y tuvimos una buena discusión en su auto. Al final le dije algo como:
– ¿Sabes qué? Si hay tanta bronca no voy a tu pinche fiesta. Déjame aquí. – pensando en que tendría que tomar un taxi para volver a mi casa.

Él, tratando de calmarme me dijo:
– Mira es que en esta fiesta nadie sabe que yo soy gay y no quiero que lo sepan. Hay que ser discretos. –
Accedí, pues entendía eso perfectamente, pero aun así no entendía que diablos le pasaba al Músico.

El lugar era un jardín y había una pequeña carpa donde había botanas, cervezas y licores. La música era, como era de esperarse en SLP, sorprendentemente populachera para asistentes tan fresas: canciones norteñas dominaban, con algunas de rock y pop.

Ya en la fiesta me di cuenta que estaba completamente fuera de mi elemento: yo soy un poco antisocial y aparte ese ambiente era mas “nais” de lo que yo había experimentado. Todos eran de la alta sociedad y yo era pobre. Aunque mi ciudad se da aires de modernidad, hay personas que aun piensan que vivimos en el virreinato y se dan aires de que son los marqueses del Valle de Tangamanga. Sobra decir que me pasé la mayor parte de la noche solo, o con el Músico. La noche hubiera pasado sin nota si no fuera por un par de encuentros.

Poco después de que llegamos apareció la chica que había causado la escenita en la fiesta anterior. Esta vez, como estaba sobria,  sus intentos de ligar con el Músico comenzaron más sutiles. Aunque al pasar la noche, ya con algunas copas volvió a hacer de la suyas.

El otro incidente de la noche fue cuando un tipo se acercó a saludar al Músico, quien tuvo que presentarnos. El tipo, se llamaba Daniel, había sido compañero del Músico en la universidad.

En una de esas, no recuerdo como o porque, me encontré solo en la fiesta. El Músico andaba en otro lado y el mentado Daniel se me acercó. Me preguntó que como había conocido al Músico. Y yo pues le dije que había sido en una fiesta. Su plática era bastante enfocada en el Músico, y aunque  traté de ser evasivo, pero la verdad creo que el tipo supo que el Músico y yo llevábamos poco tiempo de conocernos y no teníamos amigos comunes.

Me aburrí terriblemente en la fiesta y le dije al Músico que me quería ir temprano. Creo que él esperaba quedarse un poco más, pero accedió a llevarme a mi casa.

En realidad me llevo al Mirador de la ciudad (¡yo ni sabía que existía!) y estuvimos fajando un rato. Le conté al Músico sobre el interrogatorio que Daniel me había hecho y me dijo algo debía de haber sido obvio desde el principio: Daniel era su ex. .

12 comentarios:

  1. Exacto, era muy obvio el papel de Daniel en la historia. ¿Por qué hay ex que no aceptan que pertenecen al pasado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues.... me creerias si te digo que cuando habló conmigo, no se me ocurrió. Por eso estos posts se titulan "Ingenuas Confesiones". La verdad era demasiado ingenuo en aquellos tiempos (probablemente igual que ahora :-P ).

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pues sí, la verdad sí era (es?) extraño.
      En el siguiente post, explicaré algo que volverá todo más claro.

      Eliminar
  3. Protestaré porque a mi también me parecio predecible la aparición de Daniel :P ojalá y no termine en un triangulo amoroso telenovelero; y si es así, ojala y corra sangre y tragedias xD. A la espera de la continuación. Un abrazo Alex!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Insisto que yo era tan igenuo que no lo supe... Cuando me lo dijo, me sorprendió bastante.
      Tal vez que ahora, cuando lo estoy contando, ya sé que era su ex y se vuelve olbvio al escribirlo.

      Eliminar
  4. O el mundo es muy pequeño o el ex sigue amando al músico sino ¿para qué tanta preguntadera?


    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le diste a los clavos Malque. San Luis Potosí es demasiado chico para estos dramas.Y sí, allí aún seguía habiendo algo...

      Eliminar
  5. Hola Alex. Yo también he pasado por la misma situación, estar en alguna fiesta y sentirme fuera de lugar. Menos mal que hace tiempo que no me pasa algo así. Así que Daniel era el ex, vaya situación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagínate: yo anti-social y retraído, ellos desdeñosos y elitistas. Ya te puedes imaginar cuanto me divertí.

      Eliminar
  6. Que fiesta tan desconcertante, y que tremenda la aparición del "ex". Lo lógico hubiera sido que te pasara a buscar tras la fiesta tal como planteaba las cosas, ¿no?...en fin, tengo la ventaja de que puedo leer la historia completa del tirón sin tener que esperar mucho a resolver mis dudas :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es que estas fiestas (para empezar, de veinteañeros) no es de sorprenderse que los extraños no eran bienvenidos. Eran de grupos ya establecidos, y allí el invasor era yo. Aunque claro, lo elitistas no se les quita

      Eliminar