viernes, 12 de febrero de 2016

Primer Objetivo Del Año: Cumplido

Había hecho algunos comentarios sobre el hecho de que una mudanza me esperaba a fines del año pasado.

Jonathan y yo ya por fin conseguimos departamento!

Con la crisis inmobiliaria que está arrasando con el mercado de casas en Inglaterra y nuestro exceso de fondos, tuvimos que posponer las posibles compras varias veces. Debido a nuestros exiguos salarios, el trámite del a hipoteca con el banco fue un proceso más largo que el número pi y la Cuaresma juntos. Nuestro contrato incluye cláusulas en las que nuestras almas y/o primogénitos son formas de pago aceptables, lo que no me da muchas esperanzas para el futuro. Tampoco ayuda el hecho de que tuvimos que firmarlo con sangre, pero en fin.

Cuando ya por fin lo conseguimos, hubo muchas complicaciones y no nos pudimos cambiar debido al estado del departamento. Desde que lo compramos hemos tenido que hacer mucho DIY y el señor Suegro nos ha ayudado mucho con su sabiduría y habilidad para estos asuntos. Yo jamás en mi vida había levantado pisos de vinil, cortado tuberías, empapelado muros, etc.
Es por eso que mi presencia en la web se ha reducido tanto, ya que todos los fines de semana por los últimos dos meses y medio nos la hemos pasado en el lugar.

Finalmente, este Viernes pasado, ya decidimos mudarnos a como diera lugar.

El estado del lugar aún era caótico, pero habitable. En este fin de semana nos dedicamos a limpiar, a ordenar y a arreglar algunas cosas y ya al menos hay dos habitaciones y una cocina.
Le estoy muy agradecido a los padres de Jon por darnos asilo por tantos y tantos meses, pero juro que en cuanto tuvimos nuestro espacio propio, mi nivel de estrés bajó un montón.

El principal problema ahora es el trayecto al trabajo: Westcliff-on-Sea (donde está nuestro flat) se encuentra en la costa este de Inglaterra, donde el estuario del Támesis se encuentra con el Mar del Norte, a 50 y tantos kilómetros del centro de Londres. Añádase que ambos trabajamos en el oeste de Londres y resulta que los tiempos en ir y venir al trabajo se han alargado (aún más de lo que ya eran) tanto que perdemos casi 4 horas diarias en el ir y venir.
De mínimo estos tiempos "muertos" servirán para ponerme al día con la lectura y los podcasts, y en cuanto consiga algo para escribir (mejor que las notas en el celular) espero redactar alguna entrada en el blog durante ese laaaargo trayecto.

14 comentarios:

  1. Llegar a un lugar nuevo siempre es reconfortante, iniciar desde cero a limpiar, decorar, acomodar...uuuy a mi me encanta, yo siempre ando moviendo los muebles de mi casa jajaja... me da salud (ya se, no son normal)

    Susy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Dios no Susy! Arreglar los muebles y eso... no es lo mío. Siendo honesto, la verdad una vez que algún mueble tiene un lugar yo trato de moverlo lo menos posible.

      Eliminar
  2. ¡Mecachis!, cuando he leído las horas de trayecto que vais a tener parra ir y volver a diario del trabajo se me han puesto los pelos de punta...pero seamos positivos: lo primero enhorabuena por haber conseguido vender vuestra alma al banco ( jajaja ), tener vuestra casita y tener finalizada la mudanza. Y luego en cuanto a las horas de desplazamiento pues ¡que bien, nosotros vamos a salir beneficiados! porque vas a recuperar tu actividad blogosférica, pero además esas horas de ida y vuelta me parecen un tiempo estupendísimo para leer los libros que quieres leer, atender tus "compromisos" ciberespaciales y un montón de cosas más.
    El trayecto de ida y vuelta da como apuro pero si sabes sacarle el provecho positivo al final no te va a pesar tanto, ¿no?
    Abrazos y ¡feliz nueva andadura en la nueva casita!, que disfruteis allí muchos años de felicidad compartida :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la crisis inmobiliaria que hay aquí en Londres, trayectos así son comunes. Tan comunes que los trenes que viened de 50 o 60km a la redonda están llenos desde antes de las 7am :-(
      Sin embargo, como predije, estos días he aprovechado para ponerme al día en la lectura.

      Eliminar
  3. ¡Cuatro horas! Eso es tremendo. A mí la mitad ya me parece una exageración. Ahora yo tardo 40 minutos entre ida y vuelta, pero lo tengo que hacer en coche, así que más que escuchar música no puedo hacer.

    En cualquier caso, espero que todos los esfuerzos sean para bien y que la disfrutéis.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, son dos horas de ida y dos de vuelta. Al menos me sirve para escapar de la oficina a las 5 en punto. La excusa de "tengo que tomar el tren de las 6pm en Fenchurch St." ha sido bastante útil.
      Y bueno, sólo queda llevar mucha lectura y mucha música para el camino.

      Eliminar
  4. A mí también me parece exagerado, si cojo el coche y no pillo atasco tardo menos de media hora en llegar al trabajo, si pillo atasco ya según y si voy en metro algo unos tres cuartos de hora.

    Mucha suerte en vuestra nueva aventura.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coger el coche? Qué liberal! En México eso no hace, jejejeje ;-P
      Yo soy un empedernido peatón y usuario del transporte colectivo. El no saber manejar es a veces una lata, pero me deja libre para otras actividades. Además que con los problemas visuales no quisiera ni imaginarme al volante de ningún vehículo...

      Eliminar
  5. Pues aunque pierda bastante tiempo en ida y vuelta, yo siempre quise tener viajes así, como para obligarme a leer o ensimismarse en pensamientos vagos; no sé, esto de ir y venir le quita paz a mi alma.
    Igual y me alegro mucho que ande menos estresado en ese nuevo rinconcito suyo,el mejor de los deseos Alex!!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay que cargar un libro para estos trayectos (o la fila del banco u oficina de gobierno). O de mínimo traer un ebook en el teléfono celular.
      Muchas gracias por los buenos deseos y ya les contaré como va la situación.

      Eliminar
  6. Cuando estudiaba en la universidad, me tocaban viajes de 1 hora de ida y 1 hora de vuelta. Me obligué a leer en el bus, aunque al principio me dolía la cabeza. Luego me acostumbré y en esas 2 horas diarias me dedicaba solamente a leer, así que a la semana terminaba por lo menos una novela. Leí mucho en esa época.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es mi objectivo, me he dedidaco a leer, a esuchar podcasts y a jugar sudoku en el celular.
      No tienes idea de como he avanzado mis lecturas pendientes en estas últimas semanas.

      Eliminar
  7. Y me olvidaba de desearte buena suerte en todo. Estoy seguro que les irá muy bien una vez que se acostumbren.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Sí, ya se siente mejor tener nuestro propio espacio!

      Eliminar