miércoles, 10 de septiembre de 2014

Ingenuas Confesiones De Una Ingenua Juventud: Antonio (3) - NSFW

Hace muchos años, cuando yo era joven e ingenuo (como opuesto a viejo e ingenuo) estuve con un tipo bastante mentiroso.

Las primeras mentiras de Antonio no me importaron tanto, ni el tamaño de su "departamento" ni el de su "paquete" me desanimaron de seguirlo viendo. Tampoco su paranoia de ser descubierto por su familia o el miedo de que alguien nos viera en la calle. No fue sino hasta una noche que estuvimos juntos que descubrí lo que verdaderamente me había estado ocultando.

Me encontré su cartera junto a la cama, y aunque la curiosidad mató al gato, no pude resistirme a abrirla. No sé que esperaba encontrar. Lo único que había era un poco de dinero, un calendario y la IFE de Antonio. Y la IFE no decía Antonio XYZ, sino Miguel Ángel ABC. Me quedé boquiabierto.
Cuando regresó del baño, le pregunté que qué significaba eso y se armó la de San Quintín. Tuvimos una discusión como de una hora en la que resultó que toda su biografía había sido verdades a medias.

Era cierto que vivía en Cerritos. Era cierto que iba cada semana a arreglar las compras para el negocio familiar (algo de construcción y de mecánica, según me dijo, pero quien sabe si sea cierto). Pero todos los otros detalles, eran falsos, desde su nombre hasta su edad pues apenas iba a cumplir 24 años, no 25. Ah! Y un detallito más: era casado con dos hijos...

Según él me contó, nunca tuvo la opción de ser gay. Su familia nunca lo hubiera entendido. En cuanto se quiso salir de su casa, se tuvo que casar y escogió a una conocida. Tuvo sus hijos lo más pronto que pudo y ya, se olvidó de la intimidad con su esposa. Sin embargo era gay, pero en su casa y su ciudad tenia que fingir heterosexualidad. Él nunca podría ser novio de nadie, así que ya podía yo dejar de hacerme ilusiones.

Aquello me dejó mal. Me vestí y salí furioso a mi casa. Por un par de semanas estuve mal. Aunque claro que todas mis ilusiones se rompieron, yo me sentía a veces furioso, a veces triste.

Un par de semanas pasaron y él me volvió a llamar. Fuimos a tomar un café en el restaurant jodido al que siempre íbamos y aclaramos las cosas. Según esto el se sentía muy mal de haberme engañado y me decía que me había extrañado mucho.
Yo, algo tonto, le creí y volvimos a darle algunas veces. Pero yo ya no confiaba en él (aunque me moría por creerle todo). No nos veíamos todas las semanas, había veces que no me llamaba. Y mis sospechas comenzaron.
Que hacía los miércoles que no me llamaba? No tenia amigos en San Luis, no salía a bares, no iba al cine...

Un día le pregunté si estaba viendo a alguien mas.
Su silencio me lo dijo todo...

Yo le dije que si quería estar conmigo, tenía que ser honesto. Haciéndome el digno salí del departamentito.

En el fondo, yo quería que fuera mío, mi novio, mi amor. Yo tenía una imagen ideal de que íbamos a estar toda la vida juntos.

Tan equivocado estaba yo en pensar que nunca volvería a gustarme otro wey...
Realmente fue un crush, alguien con quien tuve sexo y a quien le tuve afecto.
Unos meses después ya lo había olvidado: alguien tomó su lugar.

Y esa es (casi toda) la historia que tuve con Antonio.

8 comentarios:

  1. Suele pasar y muchas veces uno se queda con tantas dudas de.. que otras cosas habria ocultado?...

    Lo bueno es que saliste a tiempo de esa historia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! Quien sabe si "la verdad" que me conto era cierta o no... Nunca se sabra...

      Eliminar
  2. y es que todo, todas las verdades, tarde o temprano se descubren.
    mala experiencia sin duda v_v

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el no fue tan mala persona. Yo me ilusione y pense que viviría un cuento de hadas.
      La experiencia fue mala pero no devastadora. De mínimo me hizo aprender.

      Eliminar
  3. Puras mentiras que no llevaron a ningún lado.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No llevo a nada mi Malquerida... Excepto a un poco de sexo, jejeje

      Eliminar
  4. Típica historia del gay reprimido... qué daño hace el querer tapar el sol con un dedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aqui no hubo tanto daño, no paso a mayores. Al menos me di cuenta temprano en la "relacion".

      Eliminar