viernes, 25 de mayo de 2018

Crónicas De Amsterdam – IV – La Segunda Noche: Viernes

Continuando con el viaje relatado en entradas anteriores (ya tiene una sección en esta página) la fiesta navideña de mi compañía fue en Amsterdam y nos llevaron a casi todos para allá.

El clima había cambiado drásticamente al caer la noche, pasando de frío a Fimbulwinter. Y todos, en nuestras ropas finas (jajaja) estábamos apiñados en la recepción del hotel, junto a unos franceses que resultó también habían sido invitados a la fiesta. Aparentmente nuestros taxis nos estaban esperando para llevarnos al lugar de la fiesta, pero por más que los buscábamos no los veíamos.

Mi jefe RK, quien tenía el contacto con la persona encargada de los taxis en nuestra compañía madre, nos había dejado para ir al aeropuerto a recoger a su esposa, así que había que hacer una triangulación: mi otro jefe AR llamaba a RK, RK llamabada al encargado en la compañía madre, el encargado llamaba a la compañía de taxis. Non stop fun at -10C.

Hubo varios intentos fallidos: aparentemente los taxis nos estaban esperando a unos minutos de distancia del hotel. Así que fuimos por aquí y por allá siguiendo las vagas descripciones a través de la cadena telefónica (horrible y frigorífica versión en vivo del juego infantil de "telefóno descompuesto").

Después de una espera que me pareció más larga que el número Pi por fin dimos con los mentados taxis. Resultó que toda el tiempo habían estado a 2 minutos de la recepción del hotel, pero en la otra dirección!

El viaje al lugar de la fiesta nos tomó casi media hora, ya que el lugar estaba en el centro de Amsterdam. Cuando llegamos el lugar estaba en todo esplendor: era el acuario de la ciudad! Eso explicaba el tema de la noche, undersea glamour (mencionado en el capítulo 1)

Poco de lo que sucedió en la fiesta es digno de mención. Así de buena estuvo.
Después de unas horas, sería cerca de la 1AM las chicas decidieron volver al hotel, yo dije que me iba con ellas y todos los demás compañeros siguieron mi ejemplo. Abandonamos a los jefes y sus familias a su suerte y volvimos al hotel y aunque algunos querían seguirle, yo decidí irme a dormir.
Creo que casi todos los demás hiceron lo mismo.

Aquí les dejo los (pocos) detalles sobresalientes.
  1. A los que llegamos temprano, nos dieron champaña. Yo fui de los últimos. A los que llegaron un poco más tarde:  prosecco. Y digo.. si eres una empresa multibillonaria que se da el lujo de alquilar el acuario de la ciudad para una gala e invitar a 600+ personas, de mínimo compra champers para todos...
  2. Momento embarazoso: cuando el jefe de jefes de la supercompañía estaba dando su discurso y dijo algo así como...
    "Quiero dar una gran bienvenida a nuestra más reciente adquisición, son una compañía muy importante, cuya compra nos ha vuelto la compañía  más grande de Europa en nuestro ramo... "  (o la segunda o tercera, los detalles se me escapan).
      Y un reflector iluminó a los asistentes, apuntando aquí y allá para dar suspenso. Mis jefes, se irguieron más, levantaron barbillas y cuadraron hombros, listos para recibir la atención.
    .... "  la compañía XYZ!!!"
    Y el haz de luz iluminó a los franceses que se estaban hospedando en el mismo hotel que nosotros. Y ustedes se preguntarán, ¿y la compañía para la que yo trabajo? Pasó desapercibida.
  3. La cena se veía impresionante en papel. En el plato también. ¿Y en el paladar? Mmm.
  4. Hubo música en vivo, acompañando a una mujer que hizo un poco de ballet del Cascanueces y luego hizo un poco de striptease!

  5. Y también hubo ... enanos. Sí. Enanos. (Veáse mi reacción).


  6. Pero hay que notar, el acuario de Amsterdam es hermoso. No sólo tiene muy buenas colecciones de peces (aquí una morena) sino que también tiene arte fantástico.





10 comentarios:

  1. Vaya se ve bastante interesante la experiencia, lo digo desde los ojos de alguien que nunca ha salido de su pueblo xD. pregunta:Como aprendiste a hablar ingles, porque lo hablas no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que la experiencia fue inusual (por lo de los enanos).

      El inglés siempre me ha gustado, lo estudié de cajón en la secu y el Cobach, pero no fue hasta la universidad que tomé un curso en serio (de los que daba nuestra universidad). Aparte de eso, tomé otro curso años después...

      Eliminar
  2. Pues al final no fue tan terrible salvo por los enanos. Yo también hubiera sentido mucha vergüenza ajena.

    Ahora bien, si hubiera estado en tu lugar, tampoco hubiera sentido que compensase perder un fin de semana para ello.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad no fue tan mala la noche (dejando de lado los enanos) pero aún quedan sorpresas en este viajecito...

      Eliminar
  3. ...casi muero de risa con lo de "la espera se me hizo más larga que el número PI", jajajajaja...bueno, enanos aparte parece que el sitio era muy bonito, y si encima la cena estuvo buena, hummm, hay que quedarse con el lado positivo. ¡Con lo que me gustan los acuarios, uff!
    Un abrazo y feliz semana, guapetón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te juro que así se sintió la espera, con el frío letal y la "buena" compañía.
      La cena estuvo regular. Más atractiva visualmente que en el paladar.
      ¡Pero el acuario es fantástico! Recomendado si vas por allí.

      Eliminar
  4. Dios mío, Alex, la narración de los taxis me parece de auténtica comedia,... asombroso. Bueno, y la fiesta, por lo que cuentas, no estuvo tan mal, y con tantas anécdotas. Bueno, ya se dice que a veces la realidad puede superar a la ficción. Me encantó la historia. Un abrazote, guapo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La narración es cómica sólo en restrospectiva Roberto: el frío, la nieve y el granizo que nos bombardeaban la hicieron bastante desagradable en aquellos momentos.
      El resto de la celebración... bueno, pues dejémoslo en OK. Al menos el acuario es muy bonito!
      Aún nos faltan entregas de esta saga...

      Eliminar
  5. mi amors alex!! tanto tiempo!!
    tus anecdotas amsterdianas! me pondre al corriente con todo lo escrito mi vido hermoso

    mando hamors

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tigrito! Tigrote! Trigretón!
      Nos honras con tu visita!
      Se te extraña, cuándo posteas?

      Eliminar