domingo, 31 de mayo de 2015

30 días de comics (meme), dias 1-15

Copiándole al  digo, inspirado por un post del Tigretón, aquí tengo un post de un tema del que soy fan de fans.


Día 1, primer comic que leíste.
Pues no creo recordar el primer comic que leí, pero puedo decirles que fue algunos que mi mama me compró siendo niño: probablemente los de El Asombroso Hombre Araña de editorial Novedades. De esos gigantes que eran de tamaño familiar. También allí conocí a los Hombres X. Uno de ellos que recuerdo de muy niño es uno en que me compraron que lei muchas veces sin entender mucho, pero que estableció mi fascinación con Spider-Man, con un villano que tradujeron como "El Latigo", por lo que recuerdo esta en un aniversario de la muerte de Gwen Stacey. Tendria yo unos 5 o 6 años cuando lo lei. Otro que lei, pero no se fijó tanto en mi memoria fue uno con Linterna Verde, del cual nació mi favoritismo por ese heroe de DC.


Dia 2, cual fue el primer personaje del que fuiste fan? SPIDER-MAN. Y. PUNTO.


Dia 3, Primer Crush con un personaje de Historieta SPIDER-MAN. Y. PUNTO.

Suertuda MJ!
(Y Flash Thompson porque es pelirrojo y como medio chacalón, jajajaja).
Tal vez porque Flash era medio bully....

Tal vez Hal Jordan, un poquito... Pero, pasaron los años, y trajeron a Kyle Rayner y ZAZ.... desplazó a Jordan...

Dia 4. Primera animación con personajes de comic que recuerdes haber visto.

Este debió ser Los Super Amigos (mientras tanto, en El Salón De La Justicia...) y otra de... Escuela de Super Heroes o algo asi.

Dia 5. primer pelicula de comics que recuerdes haber visto Probablemente Flash (o Popeye), pero igual estaba bien pequeñito...


Dia 6. Primer juguete relacionado a comics que tuviste. Este si lo recuerdo: fue un Robin que mis papas me compraron. Se suponia que volaba, pero nunca funcionó.


Dia 7 Creo que nunca tuve nada de ropa relacionada con superheroes :(


Dia 8. Villano... Creo que el primero que recuerdo es Electro y Joker.

Dia 9 Primer consola de comics que compraste. Ninguna.... no soy de videojuegos.


Dia 10 Número de cómics mensuales que compras actualmente. (O que sigues ACTIVAMENTE). Me da mucha pena admitir que: cero.... Aunque leo muchos que "consegui" en formato digital.


Día 11 Cómic (número unitario, run, serie o libro) que te causa orgullo tener en tu colección Pues nunca he sido tanto de coleccionar por coleccionar, me gusta leer por leer. Aunque admito que me da orgullo tener todos los de Sandman, aunque sea en TPBs que compré de segunda mano.

Dia 12 Último cómic que leíste Estoy releyendo una colección cronológica de los comics de los X-Men, acabo de termina X-cutioner's Song. Hace poco relei Persepolis
-

Dia 13. Tu personaje predilecto de los comics (solamente uno) Spider-Man


Día 14 Crush actual de los comics: Spider-Man, Longshot
Aquí nada mas les faltaria luchar en lodo y quitarse las camisas para cumplir mis fantasías, XD
UPDATE: Cannonball!
(Aqui un joven Cannonball con sus amigos los Nuevos Mutantes)

Día 15 ¿Cuál es tu animación predilecta de cómics? Batman: The Animated Series. Coincido con el Tigretón, es una serie clásica de entre las clásicas.


PS. Perdonen las faltas de ortografia y acentos perdidos... No tuve animo de hacerles copy-paste en este post... Sólo que no queria que terminara el mes con solamente un post....

miércoles, 6 de mayo de 2015

Ingenuas Confesiones De Una Ingenua Juventud: El Músico – 7 –

Para las otras partes de esta historia, click aqui.


Hace muchos años, cuando yo era joven e ingenuo (como opuesto a viejo e ingenuo) conocí a un tipo que sabía tocar la guitarra en una fiesta. Durante un tiempo fuimos "amigos con derechos".

Llevaba algunos meses "saliendo" con el Músico y habíamos tenido altibajos. No peleas en sí, pero discusiones. Entre sus actitudes de hetero medio homófobo y que yo a veces (sí, lo admito: a veces) me sentía inclinado a querer tener algo un poco más sentimental con él. Aunque la verdad él era bien sangrón en este aspecto yo no podía (no puedo?) evitar sentir algo cuando hay cierta intimidad con alguien. Él podía tener sexo (lo poco que teníamos) sin involucrarse y yo no. Así que hubo diferencias, pero yo mismo sentía que no duraríamos diez minutos como pareja, así que cuando sentía ese afecto me daba muchos conflictos internos.
Era obvio que no íbamos a durar mucho.

Tampoco es que nos viéramos diario. Había ocasiones que estábamos una semana sin vernos y otra salíamos dos veces seguidas. Casi siempre yo iba a su casa, aunque de repente me invitaba a alguna fiesta de sus múltiples conocidos.

Yo andaba sintiendo esa necesidad de afecto y llevaba unos días pensando en decirle que fuésemos a la disco gay.... juntos. Él no había querido que porque "se le hacía de putos" ir a ese lugar. Aunque para mi la implicación era muy clara: se le hacía "de putos" ir conmigo. Otra vez lo mismo con sus actitudes. O tal vez era yo haciéndome chaquetas mentales.
Pensé en tratar una vez más, y si no, pues ya dejar la relación. Por que la neta me estaba empezando a hacer ilusiones. Estábamos en su cuarto, una noche de viernes o sábado cuando me dijo algo bastante sorpresivo:

– ¿Sabes quién me llamó el otro día? Daniel. –
– ¡Ah! – Esta referencia al su ex-novio me tomó por sorpresa – Y... ¿qué quería? –
– Pues me llamó la otra semana para vernos. – dijo el Músico, sin proporcionar ni un solo detalle más. Esa característica del Músico, de no dar más que la mínima información cuando eran cosas personales, también me sacaba de quicio.
– Y... ¿lo vas a ver? – le pregunté, bastante intrigado.
– Ya nos vimos el Martes.
– Ah. – dije yo, completamente anonadado. – Y... ¿qué pasó? –
– Pues nada. Platicamos un rato y ya. –

Aunque quise saber más, el Músico no me dijo nada, aparentemente se habían visto para tomar unas cervezas y ya. Tan sorprendido quedé que ya no le dije nada sobre ir a la disco. Creo que en ese momento mis pocas ilusiones se empezaron a romper. Dos o tres semanas pasaron sin novedad. En otro encuentro, de este sí estoy seguro que pasó un Sábado en la mañana, el Músico me dijo muy serio:

– Oye, Alex, no te enojes, pero quiero que sepas que ya regresé con Daniel. –
– ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Cómo? – le pregunté. ¡No hacía ni media hora que habíamos hecho algo y me soltaba de sopetón que ya tenía novio otra vez!
– Hace como una semana. –

Resultó que el tal Daniel lo había estado buscando por un tiempo y que le había vuelto a mover el tapete al Músico. Yo estaba más sorprendido que enojado.

– Pero... ¿qué pedo con nosotros o qué? –
– Pues no cambia nada wey. Nomas que ya ando con Daniel. Tú y yo nos la pasamos chido, platicamos y todo – Este “todo” indicaba nuestras “joterías” como él las llamaba –. El Daniel es otra cosa. –
– ¡Pero, si no lo aguantas wey! – le dije, con algo de indignación.  – ¿No me dijiste que hasta su pinche música te caga? – Daniel era fan de la música norteña. – ¿Qué casi no tienes de qué platicar con él? –
– No, pero es diferente. Daniel ya me conoce y contigo es otra cosa. –

No recuerdo las palabras exactas, pero la esencia de los argumentos era así. Todo se reducía a “Daniel es Daniel. Tú eres tú”.

– Pero, y qué pasa con nosotros? – le dije.
– Pues nada, no cambia nada. – me contestó – No cambia nada si no quieres. –

Lo pensé por un par de minutos. Me levanté y comencé a reunir mis cosas. Le di un beso y le dije adiós.

Caminé hasta mi casa, sintiéndome bien frustrado. No triste sino frustrado. Y es que aunque yo ya quería terminar las cosas entre nosotros, pero quería acabarlas yo.