sábado, 31 de enero de 2015

Lecturas Enero — 1 —

Justo antes de terminar el mes, aquí está una lista de mis lecturas de Enero.

Spider-Man: Trouble On The Horizon

Ah! Hace mucho que no leía al buen Spidey y me encantó descubrir que algunos de estos números fueron dibujados por Humberto Ramos. Las historias ocurren despues de los eventos de Spider Island (que no he elido, pero tengo idea de que pasa). Peter es un empleado estrella de Horizon Labs y todas las historias se relacionan con genios que trabajan allí.
En una de estas historias (la dibujada por Ramos) uno de estos genios colegas de Peter construye una original máquina del tiempo: una puerta que te permite entrar al futuro, específicamente un día después. Cuando el tipo cruza la puerta no pasa nada, pero cuando Peter la cruza se encuentra con que Nueva York ha sido totalmente destruida. Spider-Woman le advierte que el destino de la ciudad esta en sus manos y en sus hombros. Debe hacer lo que “él hace” y salvar a la ciudad él solo, nada de llamar a los FF ni a los Avengers ni nada. Muy interesante historia, con cameos de Spider-Woman y Silver Sabre.
El resto del volumen lo toma una historia sobre Morbius, que nunca ha sido uno de mis personajes favoritos, aunque reconozco que la historia es buena. Humaniza un poco a Morbius, que se aferra a su búsqueda de un sustituto sintético de la sangre, como la última esperanza de conservar su humanidad.

Hellblazer: The Family Man.

John Constantine regresa a Londres después de un tiempo fuera y bueno, como siempre lo extraño y la fatalidad lo siguen en estas historias. Uno de sus conocidos, resulta ser un personaje de ficción que ha escapado a nuestra realidad y los otros "ficcionales" no están muy contentos. Perseguido por el mejor detective de las historias, es pronto llevado a juicio, después de una persecución delirante.
Constantine se queda ocupando la casa del amigo en lo que encuentra donde vivir, y descubre el terrible origen de su dinero. Esto lo pone en conflicto con un terrible asesino serial, que siempre mata familias, pero deja a uno de los miembros vivo. Este asesino (que es mencionado en Sandman: The Doll's House) es el llamado Family Man. El asesino y Constantine se siguen y se enfrentan. Víctimas colaterales: el padre de John. La victoria para John es costosa, tendrá repercusiones En otras historias, Constantine se enfrenta a todo un pueblo enloquecido, a un perro que quiere dominar al mundo, a fantasmas que ni nadie ha notado que murieron (ni siquiera ellos mismos) y a una pareja de lesbianas que quieren usarlo como inseminador.
Otra historia, con repercusiones del Hombre de Familia, es del padre de John. La sobrina de Constantine continúa viendo el fantasma del viejo y nadie sabe si creerle o no. Las cosas se ponen peores, hasta que Constantine llega y hay terribles revelaciones. Furia y enojo adolescente, y años después, reflexiones de la adultez sobre esos sentimientos y sus consequencias..
Fort: Prophet Of The Unexplained
Escritor: Peter Lenkov. Artista: Frazer Irving.
Este cómic es un ejemplo temprano (2002) del genero que consiste en tomar personajes históricos y ponerlos en situaciones ficticias.
Charles Fort, un periodista e investigador, dedico su vida a investigar (tal vez sea mejor decir, coleccionar) reportes de sucesos fuera de lo común. Hoy en día los llamaríamos paranormales, el los llamaba sucesos anómalos. Desde hadas, desapariciones misterios y fantasmas hasta dimensiones paralelas, OVNIs. Otros personajes del cómic, un jovencísimo HP Lovecraft y Theodore Roosevelt también terminaron teniendo destinos famosos.
En este cómic, Fort inicia como un bibliotecario insignificante en Nueva York, justo antes de que el siglo XIX termine, investigando recientes asesinatos. Varios comerciantes y empresarios han sido asesinados en circunstancias misteriosas , y el gobernador del estado (Roosevelt) ha prometido que el asesino sera atrapado pronto, aunque la policía no tiene ninguna pista. La teoría de Fort es que se trata de un asesino extraterrestre que se come a las víctimas. Sobre decir que nadie le cree y todos se burlan de el. Por supuesto que tiene razón.
Investigando, se enfrenta él solo al monstruo en las cloacas de la ciudad, un encuentro del que apenas escapa con vida. Debido a sus investigaciones previas Fort descubre que otro extraterrestre se aproxima a la Tierra y decide estar allí, a pesar de sus heridas. El recién llegado resulta ser un policía/doctor/científico a la caza del monstruo. No solo es su deber asignado el destruirlo, sino que fue debido a sus esfuerzos por estudiarlo que el monstruo esta libre, Fort decide unir sus fuerzas con él.
Ambos se enfrentan no solo con el asesino, sino con la incomprensión de la fuerza policial, que los considera culpables de las muertes y los encierra en la cárcel. Lo peor de todo... el monstruo se esta alimentando para poder reproducirse. Serán capaces de detenerlo a tiempo?

martes, 27 de enero de 2015

Super-Quickie De Frustración

¡No tienen una idea lo que me frustra no tener un teclado con acentos! ¡Ni signos de puntuación! Arrrgh.
Odio tener que depender de los (a veces ineptos) correctores ortográficos de los procesadores de palabras....

lunes, 19 de enero de 2015

Actualizacion Y Respuestas

Y como se habrán dado cuenta, mis planes de actualizar el blog más seguido se fueron por el caño. Resulta que en lugar de actualizar, me tuve que poner a estudiar porque la semana pasada tuve una entrevista super cañona para un trabajo. Así que allí me tienen, quemándome las pestañas y no pude ni actualizar ni escribir nada de nada.
Y lo peor, en la dichosa entrevista la regué en una pregunta de un tema, y quien sabe como me vaya.
Y para no dejar sin actualizaciones esta semana, aprovecho que en su post del otro día, el buen Manu me nominó para contestar unas preguntas. Aquí les van las respuestas.
  • Primera palabra. ¿? No me acuerdo, aunque mi mamá siempre cuenta que yo estaba medio obsesionado con la palabra "Bancomer" cuando aprendí a hablar.
  • Primer mejor amigo. ¿? Pues, pudieran ser unos vecinos con los que jugaba, pero luego me peleé con ellos por alguna cosa bien tonta (tenia como 7 u 8 años)
  • Primer celular, creo que fue un Nokia de esos viejitos que traían el jueguito de la serpiente, los recuerdan?
  • Primer disco de música. ¿? En las fechas en las que pude haber comprado mi primer disco andaba muy clavado en rock en ingles de los 70s y 80s y en rock en español de los 80s y 90s. Vaya ud a saber cual fue.
  • Primer amor: pues honestamente mi primer amor es Jonathan, mi pareja actual, porque la neta (ahora me doy cuenta) los que yo pensé que amaba, la neta nunca los quise, solamente me gustaban o yo me había hecho ilusiones tontas.
  • Primer videojuego: mi papa nos compró un ATARI cuando yo era muy niño y allí jugaba un Pacman y Millipode prehistóricos!
  • Primera vergüenza: Una vez que unos hijos de la gran ching.... me bajaron los pants de la escuela en la prepa y casi todos en el salón me vieron.
  • Primer mascota: Fue un perro al que mi familia y yo amamos con locura, que se llamaba Rocky y fue el mejor perro del mundo. Cuando murió yo lloré como nunca.
  • Primer trauma. Léase el de “primera vergüenza”, eso y el bullying que sufrí en la prepa.
  • Primera peda. La primera peda "en serio" fue como a los 22 años, pero no recuerdo mas detalles, jejeje.



Nomino a quien quiera hacerlo, ya que creo que mis candidatos ya lo hicieron.

miércoles, 7 de enero de 2015

Ficción: Gloriela — 3 —

Para las ligas a las otras partes de esta historia: pulse aqui.



— ¿Qué? — Fue todo lo que alcancé a decir.
— ¡No! ¡No ahorita! — trató de tranquilizarme…

¿Todas me querían nomás por mi dinero? ¡Ni dinero tenía! ¡Dios mío!

— Tranquilo. Te juro que ahora no lo estoy haciendo. Ya casi no lo hago. —
— Pero… pero… — alcancé a balbucear. No entendía nada.
— No me paro en una esquina, no quiero que me digan perra o puta. —

La cabeza me daba vueltas. ¿En qué me había metido?

— Mira… yo… — Tomé aire. Pensé en lo que me había dicho. Cerré los ojos por un instante (siempre me ha ayudado a pensar). Ella me decía que no estaba taloneando ahora. Tal vez debía escucharla. — Lo siento. Es que… después de lo que te conté… me sorprendiste. —
— ¿Quieres que me vaya? — me preguntó.
— No. — Y era cierto: no quería que se fuera. — No, no te vayas. Quédate. Cuéntame más. — me acerqué un poco a ella. Mi rodilla tocó la suya y mi mano quedó en el respaldo del sillón.
— ¿Y qué quieres que te cuente? —
— Pues… no sé. ¿Por qué haces eso? —
— Jajaja, ¿a poco eres tan inocente? — me contestó, con otro de sus guiños. — Pues para ganar dinero. —
— ¿No les deja la Cocina? —
— Sí, pero… no lo suficiente. — dijo ella. — Hay veces que apenas alcanzamos. —
— Ah. — Sabía lo que era eso. Cuando yo fui niño y adolescente a mis papás nunca faltó dinero, pero tampoco sobró: hubo meses que sólo comimos papas y frijoles. No fue hasta que llegué al DF que supe lo que era vivir hambreado, con apenas lo suficiente para comer. — Y… ¿por qué o cómo empezaste o… qué?
— ¿Y para qué quieres que te cuente eso? —
— No sé. Si no quieres no me cuentes. — le dije.

Realmente no sabía que estaba pasando. Aquello se había vuelto algo muy raro. De buscar un acostón o de conseguir una nalga, habíamos pasado a confesiones muy personales e íntimas. Gloriela me daba confianza, había algo de calidez en ella. Cuando le conté mi vida podía ver que me estaba escuchando y que le interesaba. Al menos debía hacer lo mismo con ella.

— ¿Sabes qué? — me dijo, poniéndome su mano en el muslo. —Siempre sí quiero esa cerveza. — Yo empezaba a tener una erección.
— Ahora vuelvo. — Aproveché la ida a la cocina para acomodármela

— El tío fue ahorrando un poco de su sueldo. Cuando tuvo lo suficiente puso la cocina, pero al principio no nos fue muy bien. Estuvimos como tres semanas comiendo lo que sobraba. Un día vinieron Santos y Carrillo de la Secretaría. Me estuvieron echando el ojo todo el rato.
— ¿Sergio Carrillo? ¡Ese es mi jefe! — le dije.
— Sí… ya sé. Por eso te pregunté si trabajabas en la Secretaría. Santos regresó a la hora de cerrar. Llegó con chofer y todo. Me ofreció ir a un bar. Yo no quería, pero… pues necesitábamos el dinero.
— Unos días después vino Carrillo. Me llevó a otro bar. Me compraban cosas y me daban dinero.
— Y… y… “El Tío”, ¿qué dijo? — le pregunté.
— Pues, ¿qué iba a decir? No le gusta que su ahijada ande de puta, pero no teníamos dinero. Se había gastado todo en poner la Cocina y no estaba funcionando.
— Carrillo un día habló con él. Le dio una lana y le prometió que me iba a cuidar. No sé qué más le dijo. Desde entonces está un poco más tranquilo.
— Ufff… quién lo hubiera pensado…— le dije.

Durante su relato mi mano había caído a su hombro y ella había puesto su cabeza en mi hombro. Su mano seguía en mi muslo, dándome un calor en el cuerpo.

— Hay veces que Carrillo o Santos vienen con alguien más y me lo presentan. Yo les digo si me animo o no. Hace como un mes que nadie viene. Si ellos vienen solos, siempre les digo que sí. —
— Nunca lo hubiera imaginado. — le dije. Para entonces yo estábamos muy cerca, demasiado cerca. No supe qué más hacer cuando ella terminó de hablar. No lo pensé… me incliné y la besé.
Ella dudó por un segundo y respondió con fuerza.

— Esto no se lo cuento a las personas. — me dijo. — Las vecinas no me bajarían de puta. —
— Entiendo — le dije. Aunque no estaba muy seguro de entender todo lo que me había dicho. — No tienes que preocuparte. No le voy a decir a tus vecinas. —
— Jajaja. — se rió con muchas ganas. — Eres simpático. —me dijo, y me tocó el vientre. Su toqué me volvió a encender, me prendió al instante. — ¿Quieres dormir? —
— Sí. — le dije, pero dormir, era lo último que tenía en mente en ese momento. La miré a los ojos por un segundo y me di cuenta que también era lo último que ella pensaba.
La tomé de la cintura y nos fuimos al cuarto.

* * * * *


Y así fue como empezaron las cosas entre Gloriela y yo.

Ese Lunes fui a comer como siempre y “El Tío” se acercó a mi mesa por primera vez desde que había empezado a salir comer allí.

—Buenas tardes Licenciado— me dijo, mientras me lanzaba una mirada de arriba abajo.
—Buenas tardes— le contesté con un bocado de bistec atorado en la garganta, mientras esperaba a que el escaneo al que me estaba sometiendo terminara.

Al parecer pasé el examen por que “El Tío” agregó: — ¿Todo bien? —
—Sí, — contesté yo, no muy seguro si se refería a la comida o a la noche del viernes.
—Bueno, — me dijo —nomás con cuidado. — y se dio la vuelta y se fue. Con eso ya no tuve duda de a que se refería.

Iniciando 2015

¡Saludos a todos! ¡Feliz 2015!
¿Cómo les fue de Navidad? ¿Qué hicieron en Año Nuevo? ¿Los Reyes les trajeron algo? ¿Quién se saco el muñequito?

En el próximo post continuará el relato “Gloriela” que quedó pendiente el año pasado.
Esta semana publicaré un resumen (muy cortito) de 2014.
También espero postear mis fotos de 2014 a más tardar el viernes.