martes, 21 de julio de 2015

Ingenuas Confesiones De Una Ingenua Juventud: Otra Vez El Músico – 1 –

Para las otras partes de esta confesión, click aqui.



Hace muchos años, cuando yo era joven e ingenuo (como opuesto a viejo e ingenuo) me encontré abandonado en la disco gay de mi ciudad natal, más solo y patético que nada.

Como lo prometí, hoy les contaré que a finales del año 2002, un tipo de quien no quiero hablar y yo fuimos a la disco gay juntos y en cuanto encontró ligue me dejó abandonado.
Estaba yo formado en la barra, sintiéndome de lo más bajo, cuando una mano se posó en mi hombro y una voz familiar me saludó:

Alex! Qué milagro! Años que no nos vemos! –

Era el Músico.

Milagro que tú andes por aquí. – le dije yo. – Y eso? –

Cuando salí con el Músico, hubiera preferido que le amputaran una mano antes que ir a la disco gay. Y no, no llevábamos años sin vernos, en realidad nos habíamos visto unos meses antes, cuando nos topamos en una tienda de discos en conocido centro comercial de la ciudad. Habíamos platicado por un rato y creo que habíamos quedado en salir o algo, pero creo que nunca nos comunicamos mas.

Total, volviendo a esa noche, resulta que la apariencia del Músico había cambiado mucho desde que nuestra “relación” había terminado: tenía el pelo largo, atado en una colita que no se le veía nada mal, ahora usaba lentes de contacto y la camiseta sin mangas que vestía resaltaba su mejor atributo, los músculos de sus brazos.

Pues nada, – contestó el Músico – vine con un… amigo. –
Ah! Un “amigo”. – le dije yo, con un poco de sorna.

Esto le causó gracia al Músico.

Bueno, no es un amigo, es alguien con quien estoy como saliendo. – aclaró.
O estás saliendo con él o no estás saliendo con él, Músico. – le dije – En eso no hay puntos intermedios. –

En ese momento me di cuenta que la fila había avanzado hasta que estábamos en la barra. Yo me voltee para ordenar cuando el Músico dijo que él invitaba.
Con el pretexto de acercarse a la barra se re-pegó a mi y compró 3 cervezas. Y aunque ya debía de conocerlo, no pude evitar emocionarme con el contacto, porque me levantó el…. ánimo.

Vienes a conocer a X? – me dijo jalándome del brazo.

Y pues fuimos a conocer a X. Resultó que X era un tipo ya mayor. En aquellos días para mí, "mayor" significaba un treintañero, probablemente de la edad que yo tengo ahora. Y como el ambiente gay en SLP está muy centrado en la juventud, pues el señor estaba un poco desesperado y quería "un joven". Allí es donde entraba el Músico, que medio se lo estaba chichifeando. El señor me recibió receloso, tal vez temía que le fuera a quitar al Músico por esa noche o algo así.
El Músico y yo, como siempre, charlamos un poco sobre de música, seguramente ambos quejándonos del pop terrible que estaban tocando en ese lugar y tal vez hablamos sobre algunas novedades musicales que nos interesaran en aquellos días.
El señor X tenía gustos musicales un poco mas convencionales para el lugar y probablemente nuestras opiniones de sabelotodo no le agradaron mucho. Combinado con lo amistoso que el Músico estaba siendo conmigo, al cabo de algunos minutos de conversación me estaba viendo con ojos de pocos amigos. Yo traté de mantener la distancia lo mas que pude, y decidí pronto desafanarme de la pareja.

Un poco después, ya mas avanzada la noche me encontré al Músico saliendo de los baños del lugar. Se acercó para hablar conmigo. Pude notar que andaba bastante tomado.

Oye Alex, sigues teniendo el mismo número de teléfono? –
Sí, el mismo. –

El Músico me dio un rápido beso en la mejilla y me dijo:

Te hablo en la semana, va? –

Y allí me quedé sin saber si me había emocionado o no ver al Músico....

18 comentarios:

  1. Esos encuentros que te levantan el ánimo y esas extrañas promesas de llamarnos y el miedo de encontrarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad si me animó bastante, ya que estaba muy deprimido. Pero con el Músico, la neta aún no sé si fue peor que me llamara o no me llamara...

      Eliminar
  2. Yo hubiera dado mucho menos juego porque en esas situaciones soy muy cortante, hace unos cuantos meses me pasó con el típico amigo (lo juro, nunca tuvimos nada, ni un mísero pico aunque había cierta tensión sexual) porque desapareció en cuanto se echó novio y eso siempre me ha sentado fatal, la gente que desaparece en cuanto se empareja. Me preguntó por como me iba la vida, le contesté evasivamente y le pregunté si seguía con su novio, me dije que no y cuando empezaba a soltarme la letanía sobre su ruptura le solté que no me interesaba, que sólo quería saber por qué de repente volvía a hablarme.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el Músico reapareció, la verdad concidió con un mal periodo en mi vida, así que sus atenciones me sacaron un poco de mi depre.
      Pero eso sí, es terrible cuando conocidos o amigos consiguen a alguien y se desvanecen... Y peor aún cuando regresan otra vez solteros...

      Eliminar
  3. Vaya historia, un extraño encuentro. Me encantan los roces que levantan el ánimo, Álex, jeje. Bromas aparte, me da la sensación de que nunca se llega a "des-amar" del todo a la persona que algún día se amó, siempre queda algo... No me extrañan los recelos del señor X ¬¬'. Un abrazote, Álex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitvamente me levantó el.... bueno, digamos que el ánimo... ;-)
      El señor X sera un villano muy menor en esta historia... Y la verdad eso es darle mucha importancia. Ya se vera...

      Eliminar
  4. Ehh!, las confesiones regresaron.
    Pues lo último que me imaginaba es que volvería a toparse con este músico -que si deje claro que me caía muy mal xD- y peor aún que se mostrará tan amistoso y abierto... me siento contrariada y me quedo esperando leer la continuación.

    Un beso Alex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que al único al que no le cae mal el Músico es a mi. El cambio de su actitud fue notorio y, como yo andaba mal en esos días, la verdad a mi me animó mucho...

      Eliminar
  5. ¡Ahhh, entonces este era AQUEL músico, es cierto!...coincido con la Sra. Mooonlight, me siento contrariado por la buena disposición de ánimo que mostraste en ese reencuentro cuando te habíamos dejado claro lo poco que nos gustó aquel tipo, jajajaja...
    Ese tipo de encuentros a mi siempre resultan un poco violentos y más si el otro está con un "amigo" que obviamente está deseando perdernos de vista. Bueno, habrá que esperar a ver que ocurrió después de aquello...
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, regresa el Músico, tan querido por todos, jejeje
      Efectivamente X, el "amigo", estaba que echaba dagas por los ojos, por eso me alejé... Que el Músico me haya buscado, ya no estuvo bajo mi control....

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Sí, sigue, pero por poco tiempo. No duró mucho...

      Eliminar
  7. uuyy
    antes no se dio cuenta el amigo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, esa vez no se dió cuenta... pero.... bueno, ya se vera lo que pasó

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. En aquellos días la verdad no lo tenía muy claro, pero ahora puedo ver claramente que sí, sí me emocioné

      Eliminar
  9. Yo ahora quiero leer más aventuras en la disco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff... algunas hubo, pero la mayor parte son poco interesantes...
      Aunque esa locación aparecerá de nuevo en el transcurso de esta historia

      Eliminar